8,2

Despedidas

· 125min.

Daigo Kobayashi es un violonchelista que se ha quedado sin trabajo. Vende su amado instrumento y cuando se queda sin dinero decide regresar con su esposa Mika.
No disponible en tu país

Sobre la película

Daigo Kobayashi es un violonchelista que se ha quedado sin trabajo. Vende su amado instrumento y cuando se queda sin dinero decide regresar con su esposa Mika a la casa de su madre fallecida. En su pueblo natal contesta a un anuncio que solicita gente para trabajar en “Despedidas” pensando que se trata de una agencia de viajes. Pero nada de eso: debe ocuparse de preparar a los muertos para su última despedida.

Dirección y reparto

Dirección:
Yojiro Takita

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Japonés
Versión en Español
Audio: Español

Más información

Título original:
Departures (Okuribito)
Género:
Drama
País:
Japón
Estreno en cines:
03/07/09
Recaudación: 536.145,99 €
Espectadores: 90.192
Ver ficha:
IMDB
veroq

Una joya, honesta, visualmente bonita y muy conmovedora. Poesía sobre la muerte y el amor hecho una película.

Bella película. Conmovedora. La belleza está en todos los sitios, incluso en aquellos que más tememos.

Un compendio de géneros que termina saliendo sorprendentemente a flote a pesar de dejar más de una decisión innecesaria por el camino. Es amable, divertida por momentos y agradable de ver mientras deja un poso de dulce sabor a vida al mirar de frente a la muerte.

¿Es posible hablar de la muerte con poesía y belleza...? Sí. Y en esta película lo vemos. He visto mucho cine japonés últimamente y debo decir que tanto la historia como las actuaciones de este film me han conmovido. Es un ejercicio casi perfecto frente a un tema que a todos, de alguna manera u otra, nos inquieta. En estas dos horas de película la muerte posee dolor -sin duda dolor- pero también una majestuosa belleza y un inigualable respeto.Hermosa, sencillamente hermosa...

(Editado)

Film impecable que trata un tema tabú para nuestra sociedad occidental como es la muerte con la cuidada, sensible y hermosa mirada oriental. Viendo la película, tuve la placentera sensación de estar leyendo un manga del autor japonés Jiro Taniguchi. Y la música la firma Joe Hisaishi... What else?

Hermosísima pelicula, tragicomedia, llena de sensibilidad y respeto sobre el inevitable e importante momento de la despedida a todos aquellos que queremos. Me ha gustado mucho y hoy pienso más que nunca en la crueldad de este coronavirus que no permite despedirse adecuadamente a aquellos que en estos días han perdido a sus seres queridos. Mis lloros viendo hoy la película ojalá se pudiesen transformar en energía y fuerza para todos los que estén pasando hoy momentos similares. Un film recomendable, muy humano, exquisito y conmovedor.

8

"(...) sólido drama de segundas oportunidades, que toca un tema muy de hoy mismo –el de ciertos profesionales a los que la vida empuja a cambiar de trabajo–, y que muestra, con entomológica precisión, todo el ritual de la muerte presente aún en la vieja tradición nipona del tránsito. Es sabia, por momentos incluso bella y permite una visión muy amplia de las relaciones sociales del Japón de hoy mismo."

Mirito Torreiro de Fotogramas

6

"La película de Takita responde al perfecto ejercicio de estilo orientado a seducir al público global: es una película sobre un tema grave -la muerte- que sabe reinventarse como bálsamo para todo tipo de espectador. Finalmente, como en Mar adentro (2004), se transforma en conciliador canto a la vida. Lo que sigue es una historia de redención que debería haber reforzado sus vínculos con el gran cine humanista japonés -inevitable añorar a Kurosawa- en lugar de rendirse a los golpes de efecto del sentimentalismo globalizado.Lo más singular es el constante tránsito entre lo dramático y lo cómico.  "

Jordi Costa de El País

4

"La identidad japonesa de la película se diluye para encarnarse en exponente del más irritante melodrama hollywoodense actual, con todos sus conocidos estigmas. Que esté realizado, interpretado y dirigido por profesionales japonenses es sólo un pequeño exotismo. Un buen ejemplo del cine de la globalización, donde lo particular se desnaturaliza para acatar los códigos de la norma imperante, y crear un producto que se agota en los insostenibles y continuos subrayados emocionales y que aburre en la simplificación narrativa para todos los públicos."

Lourdes Monterrubio de Cahiers du Cinema