8,1

Brötzmann

· 77min.

Sin imágenes de archivo pero lleno de evocación y memoria, el filme nos pinta al septuagenario saxofonista y pintor alemán, maestro del free jazz europeo.
No disponible en tu país

Sobre la película

Sin imágenes de archivo pero lleno de evocación y memoria, el filme nos pinta al septuagenario saxofonista y pintor alemán, maestro del free jazz europeo, resaltando su pragmatismo y espiritualidad. Pero, sobre todo, su perenne y noble soledad. Las reflexiones de Brötzmann, ese doble jazzístico de Nietzsche, a lo largo de una gira europea, y también aislado en su casa de campo, son puro material de hombre sabio (por no decir santo). “Todos buscamos la manera de alcanzar la felicidad”, comenta sobre su perspectiva de las ciudades africanas que ha visitado. Brötzmann cavila sobre supervivencia (afirma dedicarse a esto por razones prácticas, por dinero, ya que había empezado como pintor), sobre el hueco que dejó la muerte de su esposa (su imagen es la única pieza de archivo de toda la obra), sobre existencia y arte (“Cuando me llamo músico de jazz, pienso en la tradición que admiro. Es más una forma de vida que una profesión”). Y es esa circunstancia la que vemos de cerca en el filme: la de un eremita que ha aprendido a apreciar el aislamiento, la frugalidad, el trabajo y el escape –o tal vez lo que llena aquel hueco vital- del free jazz, música de libertad.

Dirección y reparto

Reparto:
Peter Brötzmann

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Alemán

Más información

País:
Alemania
Ver ficha:
IMDB

Excelente documental sobre un músico fundamental para entender el jazz más libre. Es también un retrato de su banda actual. Aunque la imagen no es digital los directores tratan de llegar a un cierto nivel y ese final paroxistico es muy bueno.