6,3

Antiviral

· 108min.

Piel, sangre y mucha carne, en una película de poso crítico. El joven Brandon no ha dudado en mirarse en los ojos de su padre, David Cronenberg. De tal palo, tal astilla.
No disponible en tu país

Sobre la película

Con un fuerte gusto por el género, Antiviral parece salir del universo, tan propenso a la nueva carne, de David Cronenberg. El joven Brandon no ha dudado en mirarse en los ojos de su padre y, en su película de debut, ha planteado un mundo de tintes futuristas y tonos blancos-hospital. Syd trabaja como dependiente para una clínica que vende virus cultivados en la piel de celebridades. Decidido a hacerse con un sobresueldo, el chico, que se dedica también a la venda ilegal, terminará por adentrarse en un entramado de conspiraciones. Piel, sangre y mucha carne, en una película de poso crítico. De tal palo, tal astilla.

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos
Audio: Inglés • Subtítulos: Español y Catalán

Más información

País:
Canadá

Títulos similares

Abundo en las opiniones vertidas por aquí; el film comienza con una buena fotografía y un argumento interesante que se va dispersando y diluyendo como un azucarillo en vanas pretensiones, quizá, de emular a su padre. Lo que queda al final es una película pesada, más que irrespirable, que cuesta terminar de ver, por lo coñazo que es más que nada.

Antiviral és morbosa en extrem i un pèl pretensiosa estèticament, però no és un retrat massa allunyat d'una societat malaltissa, la nostra, que adora ídols falsos i buits que poden arribar a proporcionar una falsa sensació de catarsi col·lectiva.

marigarlic_yam

Digno hijo de su padre. Y aún con las mismas fobias y gusto por lo desagradable, el toque personal del colorismo contrastando con la luminosidad aséptica es muy de valorar. Es un delirio que no me extrañaría que se acabara cumpliendo.

Cronenberg ha transmitido a su hijo todas sus fobias y manías (pobre). En esta cinta podemos ver su influencia, en lo perturbador, satírico y a ratos desagradable de ver. Aún así Brandon deja su impronta personal.

No dejéis de verla.

Se ve claramente que Cronenberg Jr. no tiene intención de distanciarse del estilo de su padre, y eso me gusta; lo que no termino de entender, por mucho que esto sea una película futurista, es que la gente pague por inyectarse virus.

Una película perturbadora, enfermiza, insana, difícil de ver, pero cuya puesta en escena no deja de ser deslumbrante. En un mundo donde todo se transforma en un producto susceptible de ser vendido, no resulta desorbitado imaginar un futuro donde los virus que han padecido algunas celebridades puedan ser adquiridos por su legión de fanáticos seguidores. O también la enfermedad como metáfora de la degradación moral, de la manipulación colectiva. Pero el verdadero valor cinematográfico de esta película reside en su elegantísima y significativa planificación, en ese color blanco inmaculado que parece querer contrastar con la insania de su base argumental, en esos planos que refuerzan la distopía presente en nuestra vida cotidiana. Cronenberg hijo sigue los pasos brillantes de su padre. Todos de alguna manera compramos virus infectados solo porque otros los han padecido antes. La sociedad de consumo se basa en buena medida en eso.

Rara e insana, esto ultimo literal, lo primero que llama la atención es la blancura imperante, incluida la del protagonista. Tiene un guión prometedor pero el ambiente y ritmo pausado hace que las escenas mas duras sean muy desagradables, pero la delirante historia que cuenta no me extrañaría que un día se hiciera realidad.

ardeo

Lo siento pero papá David lo hizo mucho antes y mejor. Decepcionante, quizá también por la producción más bien pobretona.

ilia29

Syd March, Brandon Cronenberg narra el mundo de hoy desde una perspectiva en que realidad y ciencia ficción resultan tan anudadas que recordarlo da pavor, una inquietud profunda que no cesa.