8,4

An Elephant Sitting Still

· 234min.

La ópera prima del cineasta Hu Bo, discípulo de Béla Tarr, destaca por una puesta en escena magistral con planos secuencia hipnóticos y una belleza vertiginosa y elegíaca.
No disponible en tu país

Sobre la película

Considerada internacionalmente por la crítica como una obra única, la ópera prima del cineasta Hu Bo destaca por una puesta en escena magistral con planos secuencia hipnóticos y una belleza vertiginosa y elegíaca que impregna cada uno de los 234 minutos de la cinta. Hu Bo se suicidó apenas acabada la postproducción del film con solo 29 años. Un talento inmenso que deja como legado una de las obras maestras imprescindibles del cine chino contemporáneo. Tal como apuntó Béla Tarr, mentor y amigo de Bo, “esta película nos acompañará a todos para siempre”. (Festival D'A)

Al norte de China, una enorme ciudad posindustrial está sumida en una niebla perpetua que atrapa a sus habitantes. Una mañana, un simple altercado entre dos adolescentes de un instituto va a forjar el destino de cuatro individuos, victimas del egoísmo familiar y de la violencia social. Lo único que comparten es la misma obsesión recurrente: huir hacia la ciudad de Manzhouli, donde según dicen, un elefante de circo permanece sentado durante horas, inmóvil, impasible, ajeno a los problemas del mundo.

Dirección y reparto

Dirección:
Hu Bo

Premios y nominaciones

Audio y subtítulos

Versión Original con Subtítulos en Español
Audio: Mandarín

Más información

Título original:
An elephant sitting still (Da xiang xi di er zuo)
Género:
Drama
País:
China
Estreno en cines:
01/05/19

Títulos similares

Impresionante. Bajo el cristal más transparente, actores sin maquillar, luz natural, encuadres fáciles, mucha espalda, textos de lenguaje cotidiano bien seleccionados para apoyar una demoledora visión de la realidad de la China actual, pero podría ser de cualquier otro lugar.

Un film muy interesante. Con una profundidad poco común y con ritmo para ser una película de casi 4 horas. Actores a la altura del mensaje de desesperación. Música preciosa. Película excelente, bonita, la recomiendo.

(Editado)

Excesiva. Deja un sabor bastante amargo. Pero tiene una fuerza que te hace recordarla. En todo caso, verla puede ser todo un esfuerzo. Hay quien vivía en la distopía antes de que los demás nos diéramos cuenta. "Lasciate ogni speranza"

(Editado)

No me sorprendió leer después lo de su suicidio. No la recomiendo.

Por la obra pasean personajes que abarcan las distintas edades del ser humano, dibujando así una deprimente sensación de vitalidad y desgana por el dia a dia. Somos testigos desde distintos puntos de vista de la claustrofobia que genera una vida que podría haber sido mejor y el auto convencimiento de poder cambiar las cosas sin el esfuerzo requerido.A medio camino entre la resignación y el deseo de no bajar los brazos. La lucha por un porvenir que está por decidir. La melancolía de un pasado en el que se podrían haber hecho cosas y un presente donde aún es posible hacerlas.Hermoso ese último plano donde el pasado, el presente y el futuro escuchan al elefante sentado que pasa de todo, mientras ellos se mueven.

(Editado)

"Bù zhì dáo" (que no sé si está bien escrito)...

Vidas tristes y "falsas atribuciones", que creo que se diría en Psicología...

(Editado)

De la incapacidad a sobreponerse a la crudeza de la vida y poder encauzarla hacia algo satisfactorio. Crónica del maltrato y hostilidad entre personas, agüdizándose cuando los vínculos son familiares o de carácter íntimo. Un escenario gris e insalubre, donde las frustraciones personales forjan un dia a dia pleno de decepción.

9

"El cineasta se desnudó al máximo y se desfondó para contar todo lo que quería contar. Y de qué manera, con una fuerza y un cuidado en las imágenes difícil de ver en otros realizadores asiáticos contemporáneos."

Quim Casas de El Periódico

9

"Una de las joyas cinéfilas de la temporada. (...) nos retrotrae al descubrimiento a principios de siglo de los primeros films de Jia Zhangke, en su inmersión en la gris realidad de la China profunda. "

Eulàlia Iglesias de Fotogramas