Los guilty pleasures de filmin (parte I)

Fuente: Marc Darriba

Los guilty pleasures de filmin (parte I)

Un guilty pleasure o placer culpable es aquello que disfrutamos a pesar de no hacerlo abiertamente, y ser descubiertos podría ser algo embarazoso. En filmin estamos completamente de acuerdo con todo esto, pero aprovecharemos el próximo mes de junio para destacar algunas confesiones de nuestro catálogo para que podáis daros el gustazo en secreto (o no tan secreto) con estos títulos que seguro que no os dejarán indiferentes.

Sky Captain y el mundo del mañana

¿De qué va?

Polly, una reportera del Chronicle descubre que los principales científicos del mundo están desapareciendo misteriosamente. Con la ayuda del Capitán Sky arriesgarán sus vidas para intentar detener al Dr. Totenkopf, la perversa mente que se oculta detrás de un plan para destruir la humanidad y poblar el mundo con unos seres perfectos.

Polly y Sky contarán con la ayuda de Franky Cook, comandante de un escuadrón anfibio femenino, y del genio de la tecnología Dex. Ellos serán la única esperanza de salvación para nuestro planeta..

¿Quién está detrás?

Primer y único largometraje hasta la fecha de Kerry Conran.

¿Quién sale?

Una de las cosas que hace este film divertido es ver a algunas de nuestras celebrities favoritas en papeles extraños. Empezando por Jude Law y dando especial atención al momentazo de Angelina Jolie con un parche en el ojo.

¿Qué es?

Una extraña mezcla de “En busca del arca perdida” con “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, pero sin dibujos animados.

¿Qué lo hace un guilty pleasure?

Sabemos que la historia es llana, y de lo más habitual; y sabemos que no es lugar para encontrar la mejor interpretación de nadie. Pero las historias de héroes con aviones, tiros, malvados muy malvados y nuestros artistas favoritos en pantalla pasándolo bien son un grandísimo divertimento. De hecho, incluso la crítica quedó enganchada a esta película de esta forma. Joe Morgenstern del Wall Street Journal comentó en su día que “La mejor manera de ver Sky Captain and the World of Tomorrow (...) es como ver un interesante experimento fallido”; y es que de eso se trata, de ver cómo una película que no da lo que promete nos divierte de otra manera. Así, podríamos ver lo bien que funciona como parodia -involuntaria, sí- del cine de aventuras al que estamos acostumbrados.

Recomendable en caso de:

- Ser fan del cine de aventuras. Es todo lo que te puedas imaginar llevado al extremo.

- ¿Dado a ver celebrities en papeles extraños? Esto es lo mejor ue puedes ver después de Pierce Brosnan en “Mamma mia!”.

- Tener ganas de cine sin aspiraciones. Se trata de un genial divertimento que no deja descansar la vista ni un momento.

No recomendable en caso de:

- Necesitar un gran relato. La flojez narrativa hace de la película un anécdota... ¡Pero qué anécdota tan divertido!

- Tenerle un mínimo apego a la veracidad. Se trata de fantasía al más puro estilo norteamericano.

 

 

Tortugas Ninja: la película original

¿De qué va?

Una escalofriante ola de atracos está teniendo lugar en Nueva York. La policía no tiene sospechosos y lo más misterioso de todo es que los criminales son invisibles y absolutamente silenciosos. Los únicos capaces de mantener el orden son unas simpáticas tortugas ninja mutantes que corresponden a los nombres de Donatello, Leonardo, Raphael y Michelangelo. Viven en las alcantarillas de la ciudad y les encanta la pizza. Dirigidas por el maestro Splinter, una descomunal rata de un metro y veinte centímetros, y con la ayuda de la periodista April O'Neil, las Tortugas Ninja están dispuestas a defender el bien y la justicia.

¿Quién está detrás?

Suna de les expediciones del habitual de la pequeña pantalla Steve Barron, director de obras de la talla de “Los caraconos” (esta no veáis si le tenéis un mínimo apego a la vida).

¿Quién sale?

Mucha gomaespuma (todo un mérito llevar estos disfraces con los focos dándole en el plató) cubre a Josh Pals, Michelan Sisti, Leif Tilden y David Forman. April O'Neil es encarnada por Judith Hoag.

¿Qué es?

La infancia de unos cuantos cobra vida en cartón piedra y gomaespuma. ¿Para qué más?

¿Qué lo hace un “guilty pleasure”?

Esta película es el retorno a algo muy privado, muy infantil. Si el Capitán Sky es un héroe desconocido hasta que ves la película, estos 4 héroes en medio caparazón son viejos amigos. Todo lo decadente de dar vida de esta forma a unos dibujos animados se compensa con el vínculo emocional que tienen con el público de hoy en día. Richard Harrington ya dijo en el Washington Post que “A decir verdad, hay algo divertidamente surreal en esta película de estas alegres tortugas de tamaño humano”. Y justo se trata de eso: de ver cómo unos dibujos animados que hacen referencia a una realidad pueden acabar convirtiéndola en algo tan poco parecido, y además con buen humor.

Recomendable en caso de:

- Querer mirar hacia atrás. Es divertido (y algo melancólico) reflejarse en lo que le pasa a nuestros iconos de juventud.

- No poder soporar la tentación de cualquier “Antes era animación, ¡ahora son personas!”

No recomendable en caso de:

- Ser un religioso del raccord. Hay tronchantes gazapos por todas partes y es genial poderlo comentar en buena compañía.

- Tener alergia a la gomaespuma.

Publica un comentario

Sin comentarios