Los Desaparecidos: Lynne Ramsay

Fuente: Joan Sala (filmin)

Los Desaparecidos: Lynne Ramsay

Nueva entrega de la serie Desaparecidos. O lo que es lo mismo: directores que fueron famosos y ya no lo son. Quienes aquí aparecen son nombres ilustres y otros cuyo lustre fue algo más efímero. Son, en cualquier caso, directores que durante un tiempo fueron importantes y que hace un tiempo dejaron de serlo. ¿Por qué? Esa es la pregunta para la que buscamos una respuesta que ni ellos mismos han encontrado. Nuesto invitado es una directora y guionista. Consiguió todos los premios posibles con "Ratcatcher" pero ha tardado ocho años en presentar nuevo proyecto, que por cierto, será Sección Oficial en el próximo Festival de Cannes. Ella es Lynne Ramsay.

SU MEJOR MOMENTO:

Año 1999, Premios BAFTA. El cine británico necesitaba un cambio de guardia, sangre fresca, el relevo para los Ken Loach, Terence Davies o Mike Leigh. Era su momento. Lynne Ramsay había estrenado un drama de insondable belleza y lleno de dolor titulado "Ratcatcher", retrato perturbador de un niño y su muy disfuncional familia (madre borracha, padre desaparecido, hermanos perdidos) en el Glasgow de los años 70. El Premio BAFTA al Mejor Nuevo Talento de las Islas no fue el único que Ramsay recibió por la película, conquistó el Festival de Chicago y el de Burdeos entre otros.

SU PEOR MOMENTO:

El despertar. Habían pasado tres años, no era demasiado tiempo, la gente del cine aún recordaba su nombre y ella regresó con "Morvern Callar," un film aún más radical cuyo estreno mundial se celebró en Cannes donde consiguió el Premio de la Juventud. En los Festivales de Toronto y San Sebastián también fue galardonada. Drama centrado en una veineañera, cajera de supermercado, que un mal día recibe la noticia del suicidio de su novio. Lo deja todo, hace las maletas y decide que está harta de vivir en Escocia. Avión destino a Ibiza. De la calma al exceso. Ella, Samantha Morton.

La película, a pesar de su docena de premios, fue un rotundo fracaso comercial. O lo que es lo mismo: llenó de escepticismo a sus futuros productores. Para ver la siguiente película tendrían que pasar muchos años. 

Y AHORA, ¿QUÉ?

"We need to talk about Kevin", adaptación de una novela de culto, es el mejor billete de regreso a primera línea de actualidad para Ramsay ocho años después de su última película. Y que mejor forma de hacerlo que pisar la alfombra roja de La Croisette de la mano de Tilda Swinton y John C. Reilly.

"We need to talk about Kevin", es una obra de referencia de la literatura anglosajona de la última década. Editada en nuestro país por Anagrama, deslumbrante debut de Lionel Shriver, narra la historia de Eva, una mujer satisfecha consigo misma. Es autora y editora de guías de viaje para gente tan urbana y feliz como ella. Casada desde hace años con Franklin, un fotógrafo e iluminador que trabaja en publicidad, decide, ya cerca de los cuarenta años y tras muchas dudas, tener un hijo. El producto de tan indecisa decisión será Kevin. Sin embargo, casi desde el comienzo, nada se parece a los inefables mitos familiares de la clase media urbana y feliz. Para empezar, Eva siente que Franklin se ha apoderado de su maternidad y la está convirtiendo a ella en el mero contenedor del hijo por nacer, privándola de placeres tan apreciados por Eva como el sexo, la gimnasia o el vino.

Tilda Swinton y John C. Reilly son los protagonistas de un film que se espera, brille con luz propia en el inminente Festival de Cannes ¿Los Oscar? Quienes adoramos "Ratcatcher" esperamos ansiosos el regreso de Ramsay, la mejor maestra de directoras como Andrea Arnold.

Publica un comentario

Sin comentarios