¿Es lo último de los hermanos Coen algo atípicamente coeniano?

Fuente: Joan Sala (vía ShowBiz 411)

¿Es lo último de los hermanos Coen algo atípicamente coeniano?

Si algo ya sabíamos sobre último de los hermanos Coen, es que retratará la escena musical en la Nueva York de los años 60, especialmente en el Greenwich Village, a través del músico Llewyn Davis (personaje ficticio basado en Dave van Ronk, importante figura del movimiento) y sus esfuerzos por abrirse camino en una ciudad inundada de folk, rock, blues y jazz

Protagonizada por Oscar Isaac, Carey Mulligan, Justin Timberlake, Garrett Hedlund y John Goodman, la película fue recientemente calificada con una R (algo así como mayores de 16 años) debido a su lenguaje y alguna que otra leve referencia sexual. Pero los miembros del MPAA nos son los únicos que han tenido ocasión de ver en primicia lo último de los Coen. Sus familiares, mejores amigos, y principales allegados, también han podido gozarla con "Inside Llewyn Davis". Un film atípicamente coeniano sobre el que ya nos llegan unas primeras (y alentadoras) pistas.

Considerando que su producción comenzaba a principios de este año, manteníamos viva la esperanza de poder disfrutar de la última película de los hermanos Coen a finales del 2012. Lástima, finalmente serán tres los años que tengamos que esperar desde que en el 2010 nos regalaran un magistral "Valor de Ley".

Según afirma Roger Friedman en Showbiz411, la película toma lugar en el Greenwich Village de los años 60' y sigue a Carey Mulligan y Justin Timberlake como pareja, con nuestro personaje principal, Dave von Ronk (Oscar Isaac) enamorándose perdidamente de Mulligan. Hay alguna fuente que asegura que el “old-fashioned folkie” Timberlake presenta un corte muy limpio y una muy sobria interpretación. John Goodman, por su parte, interpreta un papel de "drogata" muy parecido al de "Flight" y Garret Hedlund se marca su propio "valet".

La pista más impactante, sin embargo, aquella que promete dilatar nuestras pupilas el día de su estreno, es que el film ha emocionado a la totalidad de su reducido y selecto público hasta la fecha. Y no, precisamente, por los típicos elementos que siempre acaparan la mirada coeniana. En "Inside Llewyn Davis" no hay sangre ni violencia, tampoco extravagancia sexual ni bizarra ironía. "Me hizo llorar" o "es tan maravillosa que ojalá pudiera volver a verla por primera vez", tuitean dos de los pocos afortunados que ya ha tenido ocasión de verla.

Probablemente, en el próximo Festival de Cannes salgamos de dudas, aunque si algo está claro, es que ya tenemos a punto otra de las grandes favoritas en la carrera por el Oscar 2014.

Publica un comentario

Sin comentarios