"El amante doble" De Palma

Autor: Joan Sala Fuente: Golem

"El amante doble" De Palma

"El amante doble" es otra prueba más del inspiradísimo estado de gracia en el que se encuentra François Ozon, quien desde "En la Casa" no ha dejado de regalarnos una joya tras otra con registros variopintos en el mejor de los sentidos. En el caso de su nuevo film, presentado a concurso en la pasada 70 edición del Festival de Cannes, hablamos de un thriller erótico que directamente nos lleva al cine de Hitchcock, Polanski y ante todo De Palma. Un ultra-estilizado y desbordantemente provocativo empleo del doppelgänger que, denlo por seguro, hará las delicias de Almodóvar. Y es que los ecos a "La Piel que Habito" también son significativos. Los compañeros de Golem son los encargados de traerla a nuestras pantallas.

¿De qué va?

Chloé, una joven frágil y depresiva, inicia una psicoterapia y se enamora de Paul, el psicólogo. Al cabo de unos meses deciden vivir juntos y ella descubre que su amante le ha escondido parte de su identidad.

¿Quién sale? 

François Ozon vuelve a trabajar con dos de sus intérpretes fetiche: el belga Jérémy Renier, quien por partida doble también interpreta a su propio doppelgänger y a quien anteriormente vimos en "Potiche" y "Amantes criminales". Pero la verdadera estrella de la función no es otra que la emergente Marine Vacth, a quien ya hizo debutar con la memorable "Joven y Bonita" que en 2014 bien le valió las nominaciones al César y al Lumière como Mejor Actriz Revelación.

¿Qué es?

Brian De Palma+ Alfred Hitchcock + Roman Polanski + el Almodóvar de "La Piel que Habito".

¿Qué ofrece?

Son múltiples las entrevistas en las que François Ozon a expresado su admiración, más bien su incondicionable obsesión, por la obra de Hitchcock, concretamente por "Vértigo". Filia que "El amante doble" nos confirma, aunque más allá de inspirados guiños y secuencias memorables que directamente evocan a la icónica obra del maestro del suspense, así como "La Semilla del Diablo" de Roman Polanski (las cuales no despejo para que sean descubiertas por vuestros propios ojos), lo que principalmente encontramos en lo nuevo de Ozon son evidentes ecos hacia el cine de Brian De Palma. Tanto desde su introspección psicológica como en el desdoblamiento de identidades que la nueva película del director de "Swimming Pool" articula. Y, por supuesto, es desde su ultra-estilizada propuesta formal que principalmente nos lleva a "Vestida para matar" así como a "Hermanas", a las cuales explícitamente traslada el juego de espejos sobre el que su jocosa y enrevesada trama se embrolla e intrinca. Aunque también hay que decirlo, no debemos olvidar que la erosión de roles y personalidades es una característica recurrente en gran parte de la obra del realizador francés. Es decir, François Ozon lleva el empleo del doppelgänger a su propio terreno, y este no es otro que el juego de seducción, la manipulación o la dominación, tanto hacia sus propios personajes protagonistas como al fin y al cabo, hacia el espectador. Un enfoque inspiradamente provocativo y subvertido (de la femme fatale pasamos al homme fatale...o no) que dan pie a un deshinibido y ultraestilizado thriller erótico que nos brinda además, la que sin duda será una de las secuencias por las que recordaremos la pasada 70 edición del Festival de Cannes. Y ésta no es otra que la de apertura, en el que una vagina se revierte en retina. Tal cual. Una declaración de principios que nos sirve de inmejorable preámbulo a lo que se nos viene encima.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es