Crónicas Cannes 2012: "Moonrise Kingdom" tócala otra vez Wes

Fuente: Joan Sala (vía varios medios)

Crónicas Cannes 2012: "Moonrise Kingdom" tócala otra vez Wes

Hace ya 10 años que "Los Tenenmbaums" llegaban a nuestras carteleleras. Así es, una década desde que Wes Anderson demostrará que "Bottle Rocket" y "Academia Rushmore" no eran flor de un día, una década desde que nos presentara a Etheline, Chas, Margot, Richie, Ari y Uzi, una decada desde que asistiéramos a la última gran interpretación de Gene Hackman (a no ser que Alexander Payne lo libre del retiro para "Nebraska"). Pero el caso es que El director de "Life Aquatic" y "Viaje a Darjeeling" no mira hacia atrás, sino hacia delante, y tras obsequiernos tres años atrás con su última joya (animada), por fin llega a nuestros ojos "Moonrise Kingdom", última reliquia, marca de la casa, que como era de esperar, se ha erigido en la película inaugural más atractiva de los últimos años en el Festival de Cannes. Abrimos fuego con el (nuevamente) maravilloso mundo de Wes Anderson.

¿De qué va?

"Moonrise Kingdom" se situa en los 60 para contarnos la historia romántica entre dos jóvenes enamorados que deciden escapar de su pequeño poblado en Nueva Inglaterra. Creyéndoles desaparecidos, sus paisanos iniciarán una árdua búsqueda.

¿Quién está detrás?

Significa la primera película de acción real de Wes Anderson rodada en los últimos cinco años tras brindarnos "Fantástico Mr. Fox", posiblemente, la mejor película de toda su carrera. El guión lo escriben a cuatro manos el propio Wes Anderson y Roman Coppola, hijo de Francis Ford Coppola, con quien ya escribió "Viaje a Darjeeling".

¿Quién sale?

Edward Norton es el líder del pueblo en la búsqueda de la desaparecida pareja, Bruce Willis, como no podía ser de otra forma, un sheriff que encima está liado con la madre de la desaparecida, interpretada por Francesc McDormad. Su marido es Bill Murray. Y muchos os preguntaréis...¿y el papel de Tilda Swinton? Su protagonismo, desde luego que lo tien, al igual que Jason Schwaertzman y por supuesto, nuestros dos jóvenes tortolitos dados a la fuga e interpretados por Jared Gilman y Kata Hayward.

¿Quién suena?

La banda sonora de "Moonrise Kingdom" contiene temas de la cantautora francesa Françoise Hardy (su canción, "Le Temps De L’amour" la podéis escuchar en su tráiler original), el legendario troubador de country, Hank Williams, y la música de Leonard Bernstein y la Filarmónica de New York, además del compositor clásico Benjamin Britten, cuya magistral ópera coral, "Noye's Fluddes", evidentemente activa el líbido de los jóvenes amantes. La guinda la ponen dos eternos iconos de la música clásica como Mozart y Schubert.

¿Qué es?

Entre sus referentes, hay dos grandes filmes que se acercan a esa edad de descubrimiento a pecho descubierto: "La piel dura", de François Truffaut, y "L’enfance nue", de Maurice Pialat. También sitúan "Moonrse Kingdom" a medio camino entre Salinger y Enyd Blyton, o entre la poética excéntrica de "Franny y Zooey" y la magia de la aventura pubescente de "Los cinco".

¿Qué ofrece?

Si algo nos ha quedado claro tras el repaso crítico de "Moonrise Kingdom", es que todo fan de Wes Anderson volverá a disfrutar de otra genial muestra de su inconfundible mundo. En el caso de quien no lo sea, puede caer novedosamente rendido, así como no acabar de entrar en él. En el caso de la prensa española (prácticamente) todos se han sumergido de cabeza:

Luís Martínez reivindica con gran atino en El Mundo la inteligente modernidad que Wes Anderson nos propone con su último film así como en el resto de su filmografía, afirmando que "el director, en definitiva, deja la estructura de su película a la vista para que sea el espectador el que se moleste en montar las piezas, en reconstruir la historia como una forma inteligente de construirse a sí mismo. Y ahí es precisamente donde la modernidad cobra sentido. No se trata de un artefacto para hacerse notar, sino de un convencimiento profundo. Ni un sólo 'cliché', ni una frase hecha, ni un gesto repetido. Poético, conmovedor y profundo como las cosas que se ven por primera vez".

Sergi Sánchez por su parte nos traslada en La Razón la gran cantidad de sugerentes referencias a las que Anderson apela con su última película para acabar, definitivamente, derritiéndonos el corazón: "A medio camino entre Salinger y Enyd Blyton, o entre la poética excéntrica de «Franny y Zooey» y la magia de la aventura pubescente de «Los cinco», «Moonrise Kingdom» logra -como lo hacía «Fantástico Mr. Fox», su mejor obra hasta la fecha- trascender la rigidez de su propuesta estilística para hablar de los misterios del primer amor derritiéndonos el corazón".

No es el caso de un ingenioso Manu Yañez, quien va por libre escribiéndole una carta abierta al mismísimo Wes Anderson en su blog de Fotogramas. Entre líneas podemos dar con esta descriptiva declaración de amor: "Como adepto a tu cine preciosista y barroco, he disfrutado identificando los rasgos característicos de tu imaginario fílmico, siempre inmóvil, nunca evolutivo: tan pétreo como tus personajes anclados en el centro de tus elegantes composiciones. He gozado con los ecos de Salinger —esa huida preadolescente, liberadora y autoafirmativa—, con los recargados tableux vivant, con la comedia dead pan —basada en la contención gestual de los actores—, con los personajes perfectamente tipificados, con los chicos huérfanos, las familias adoptivas y el elogio de la excentricidad".

Y finalmente, como era de esperar, Carlos Boyero no congenia con el amigo Wes. Escribe en El País que "La capacidad de Anderson para seducir a los intérpretes con sus marcianos proyectos es indiscutible. Y, por supuesto, ha sonado una ovación al terminar la película. Sigo sin pillarle el punto al genuino y aseguran que genial Anderson, sigo sin entender nada".

Al igual que un E. Rodríguez Marchante que no parece excesivamente efusivo en el ABC aunque no puede evitar rendirse ante sus inconfundibles encantos: "De "Moonrise Kingdom" poco se puede añadir si uno ha visto las anteriores películas de su director, pues Wes Anderson es tan fiel a sí mismo como un virus. Su cine recolorido (y sólo hace falta para entender este concepto echarle un vistazo a los pantalones de Bill Murray en la pantalla), su humor escurridizo, su fe quebrada en la familia y en las aventuras extravagantes, su punto kitch…, en fin, su estilo, es la percha de la que cuelga esta curiosa historia de amor adolescente entre un "scout" lunático y una jovencita soñadora".

En cuanto a la prensa internacional, fumata blanca. No estamos ante la mejor película de Wes Anderson, pero si ante otra genialidad marca de la casa:

Empezamos con un Todd McCarthy que parece dar en el clavo en The Hollywood Reporter al aclarar que "Ésta es una película de Wes Anderson - más ligera que algunos, aunque con una resaca emocional más fuerte que otras - que golpeará a los no iniciados en su particular mundo. La película encargada de inaugurar Cannes este año es un retrato tan peculiar como impecable del amor joven".

Peter Debruge apela en Variety a su carácter metafórica para encumbrar su grandeza: "¿Qué es la infancia, si no es una isla aislada del mundo de los adultos a su alrededor, y que es el primer amor, si no una cala secreta conocida sólo por dos jóvenes tortolitos atrapados en su hechizo? "Moonrise Kingdom" proporciona una conmovedora metáfora de la propia adolescencia, en el que una historia universalmente atractiva nos llega a través de la postiva excentricidad y artificialidad que tanto ha caracterizado la inconfundible obra de Anderson"

Peter Bradshaw le otroga 4 estrellas en The Guardian llegando a compararle incluso con David Lynch: "La elegante nueva película de Wes Anderson resulta tan excéntica como conmovedora -un soufflé de extrañeza que crece de forma descomunal. (...) Donde David Lynch encuentra un horro oscuro bajo la superficie del mundo exterior, Anderson ve algo más, algo que resulta tan exótico como práctico y dueño de sí mismo, un mundo que funciona como un juguete antiguo que sería mucho más apreciado por un niño precoz".

A diferencia de varios críticos que no dudan en encumbrar "Fantastic Mr. Fox" como su mejor film, Tim Grierson la equipara a "Moonrise Kingdom" en Screen: "La encantadora dulzura trasladada por Wes Anderson en su incursión en la animación con "Fantastic Mr. Fox" se ha trasladado en su regreso al cine de acción real a través de una delicada historia de amor de épcoa cuya supuesta superficialidad se ve mitigada por su profundo sentimiento".

Eric Kohn le otorga una B+ en Indiewire aclarando que "los hay fans acérrimos de Wes Anderson, y luego está todo el mundo. "Moonrise Kigdom" se dirige directamente a este primer grupo de audiencias e ignora el resto, asegurando que quienes estén abiertos a los caprichos de Anderson se encontrarán entusiasmados ante una experiencia muy gratificante que le llegará llena de calidez y humor juguetón."

Drew McWeeny nos traslada sus sensaciones en Hitfix firmando que "en definitiva, "Moonrise Kingdom" es una de esas películas que por más que en un principio parezca tener un tratamiento superficial,  acabo descubriendo una gran capacidad emocional en ella, trasladándome una observación tan sincera como genuina y dejándome con la sensación final de que crecerá cuanto más piense en ella".

James Rocchi, por su parte, juega con el carácter metafórico en su crónica de The Playlist para trasladarnos lo especial que le ha resultado la película inugural de Cannes: "Moonrise Kingdom" sin duda, ilumina, pero lo hace partiendo de la oscuridad, a través de una luz tenue y delicada que mantiene el frío y la noche del mundo a raya. Este condicionante es lo que provoca que la nueva película de Wes Anderson sea tan especial".

Bob Balaban, narrador de "Moonrise Kingdom", nos presenta la película:

Publica un comentario

Sin comentarios