Crónica Venecia 2020: "The World to Come" diario de una mujer en llamas

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2020: "The World to Come" diario de una mujer en llamas

Alberto Barbera parece haber tomado buena nota de las críticas recibidas durante las últimas ediciones de la Mostra por la ausencia de directoras en su Sección Oficial. De hecho, entre las 62 películas que compitieron entre 2017 y 2019, solo cuatro fueron realizadas por mujeres. Este año, sin embargo, cerca la paridad con el 44% de películas de mujeres cineastas. En el caso "The World to Come", más allá de tener a Mona Fastvold tras ella, lo que nos relata es una hermosa historia de amor y sororidad entre dos mujeres en un mundo de hombres. O mejor dicho, en un cine de hombres.

¿De qué va?

En algún lugar a lo largo de la frontera de la costa este estadounidense de mediados del siglo XIX, dos parejas vecinas luchan contra las dificultades y el aislamiento, en un entorno que les desafía tanto física como psicológicamente. En el norte del estado de Nueva York, en la década de 1850, Abigail comienza un nuevo año en la granja rural donde vive con su marido Dyer. Llega la primavera y Abigail conoce a Tallie, una recién llegada emocionalmente sincera y fascinantemente bella que alquila una granja vecina con su marido, Finney. Las dos entablan una relación incierta, y así llenan un vacío en sus vidas que ninguna sabía que existía.

¿Quién está detrás?

Mona Fastvold lleva a la gran pantalla la novela homónima de Jim Shepard. Esposa de Brady Corbet, guionista de "Vox Lux" y "La infancia de un Leader" (las similitudes y paralelismos a nivel formal son evidentes), "The World to Come" supone su segunda película como directora.

¿Quién sale?

A falta de alfombra roja en ausencia de las grandes producciones de Hollywood, "The World to Come" presenta el reparto más glamouroso de esta nueva edición de la Mostra: Katherine Waterston, Vanessa KirbyCasey AffleckChristopher Abbot.

¿Qué es?

El diario de una mujer en llamas.

¿Qué ofrece?

Si "Dobles parejas" narraba la desintegración de la vida de cuatro personajes dispares trasciendiendo las convenciones del género y su artificio narrativo para revelar algo mucho más inquietante, en "The World to Come" Mona Fastvold vuelve a trazar un mismo camino aunque sobre un marco y contexto bien diferente. Su segunda película, de hecho, se sitúa a camino entre el melodrama y el western para relatarnos una hermosa historia de amor y sororidad entre dos mujeres en un mundo de hombres. En efecto, hablamos de una obra que transgrede el aparente clasicismo al que se debe a la hora de examinar las vidas de dos mujeres supuestamente corrientes. Y es que bajo la mirada y enofoque de Fastvold ambas se convierten en figuras extraordinarias, cuasi heróicas.
Articulada en forma de diario, rodada en 35 mm, enmarcada a través de un granulado trabajo de fotografía que en todo momento mantiene la atención por el detalle y narrada por la omnipresente voz en off de Abigail, la película desemboca en una suerte de testamento poético que da voz a sus dos protagonistas para que hablen por sí mismas sobre sus problemas y conflictos, sobre sus dudas y temores, erosionando así la mirada masculina privilegiada y predominante que ha dictado cómo vemos el cine, la historia y la propia figura de la mujer, sobre todo en lo que al western y el cine clásico más tradicional se refiere. Una mirada audaz y del todo sugestiva con el que logra retratar su opresivo mundo interior, su soledad existencial, permaneciendo siempre fiel a sus verdaderos sentimientos. En resumidas cuentas, una forma de ver el mundo que viene dada por la discriminación con la que en aquella época nacía toda mujer por el simple hecho de serlo. Pero lamentablemente, no todo son virtudes. El principal problema de "The World to Come" yace en su redundancia narrativa, en su excesiva literalidad hacia el texto que adapta y que acaba por resultar excesivo, incluso intrusivo, que no da apenas opción al espectador para adentrarse en su propio espacio de reflexión, imponiendo en todo momento el carácter emocional sobre el contemplativo.

Publica un comentario

Sin comentarios