Crónica Venecia 2020: "Pieces of a Woman" volver a nacer

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2020: "Pieces of a Woman" volver a nacer

Fue con sus dos últimas obras que se hizo con el premio Un Certain Regard en el Festival de Cannes 2014 ("White God") así como con el premio a Mejor Película en el Festival de Sitges 2017 ("Jupiter's Moon"). Hablamos del realizador húngaro Kornél Mundruczó, uno de los cineastas más visionarios y kamikazes que actualmente podemos encontrar en el panorama del cine europeo y que ahora ha asumido el difícil reto de dar el salto a Estados Unidos para rodar "Pieces of a Woman". Y lo ha hecho de la mano de Vanessa Kirby y Shia LaBeouf, precisamente para adaptar la obra de teatro homónima escrita por su pareja Kata Weber y dirigida por él mismo.

¿De qué va?

La vida de Martha y Sean Carson, una pareja de Boston, cambia radicalmente tras perder a su hijo durante un parto casero por una negligencia cometida por una matrona a la que posteriormente denuncian ante los tribunales. Comienza entonces un largo vía crucis para Martha, que además de tener que superar el dolor por la pérdida de su hijo tiene que hacer frente a una compleja relación con su marido y a su madre, una mujer dominante por naturaleza

¿Quién está detrás?

"Pieces of a Woman" comenzó su viaje hacia la pantalla grande hace prácticamente tres años, precisamente cuando la aclamada dramaturga y guionista húngara Kata Wéber, pareja del director Kornél Mundruczó, comenzó a escribir los bocetos de diálogos moldeados por el dolor entre una madre y su hija adulta, hasta que acabó por convertirse en una obra de teatro también titulada Pieces of a Woman" que asimismo fue dirigida por el propio Mundruczó. 

¿Quién sale?

Si en nuestra crónica de ayer destacábamos a Jasna Djuricic como una clara candidata a llevarse la Copa Volpi a Mejor Actriz al saco, en la de hoy destacamos a su clara competidora. Y esta no es otra que la protagonista de "The Crown" o de la última entrega de "Fast & Furious", Vanessa Kirby. Dichosos los ojos. El que nos ofrece es un poderoso tour de force propulsado en todo momento por la sensación de dolor. Un registro tan frágil y sensible como visceral y desgarrador que elevan la película a otra dimensión y que relega un segundo plano el muy estimable trabajo de Shia Labeuf a su lado. Mención aparte merece una excepcional Ellen Burstyn. Que nadie se sorprenda si la vemos entre las nominadas a Mejor Actriz Secundaria en la próxima gala de los Oscar. La guinda la ponen las siempre agradecidas apariciones de Benny Safdie  (esta vez ante cámara) y Sarah Snook ("Succession")

¿Qué es?

Algo así como una versión urbana y realista de "Anticristo".

¿Qué ofrece?

Si uno se adentra en la filmografía de Kornél Mundruczó rápido identificará que entre los rasgos principales que distingue su obra destaca su capacidad para unir distopía con denuncia política desde la urgencia que conlleva la radiografía social en la que habitualmente se traducen sus películas. En el caso de su nueva obra en cambio, más allá de resultar novedosa por significar su primera obra rodada en inglés y en Estados Unidos, por hacerlo de la mano de una Vanessa Kirby y un Shia LaBeouf, también lo es por incidir en la esfera íntima y hacerlo desde el carácter teatral, un contexto que no abrazaba desde "Semilla de Maldad" (2010).

"Pieces of a Woman" empieza por sugerirnos que el amor puede ser algo maravilloso, incluso mágico. Un sentimiento que a veces puede conllevar una pasión descontrolada, un "nosotros contra el mundo" llevado a los extremos, donde la linea del bien y del mal se desdibuja mientras estamos con la persona amada. Parejas en las que el fuego además de calentar, quema, y de que manera. Todo vale, todo pasa, cuando nos dejamos consumir por la pasión. Sin embargo, la pérdida y el sentimiento de culpa son dos factores capaces de voltear de por sí solos el incondicional profeso del sentimiento amoroso. Y es precisamente lo que le sucede a la pareja protagonista de "Pieces of a Woman". Una vida y existencia en pareja que se erosiona desde su primera escena debido a un parto casero fallido. Suceso absolutamente trágico y fatídico que es capturado por un soberbio y dilatado plano secuencia que deja a uno sin respiro. A partir de aquí, la pesadumbre, la desazón, el delirio. Una espiral de angustia y abatimiento que erosiona tanto la relación conyugal como familiar y que es capturado a través de un ejercicio de cámara tan envolvente como inmersivo, permaneciendo su objetivo constantemente incrustado a sus personajes. Cuenta el propio director que la creación de esta obra surge de una propia experiencia personal y que busca en la creación artística su posible liberación. De hecho, más allá de adentrarse en el vació existencial y el fin del amor, de lo que "Pieces of a Woman" principalmente nos habla es de como sobrellevar la tragedia y aprender a vivir junto a ese dolor. La pérdida va más allá de los límites de la comprensión o el control para todos nosotros, pero también lleva consigo la capacidad de superación.

Publica un comentario

Sin comentarios