Crónica Venecia 2020: "Notturno" en tierra de nadie

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2020: "Notturno" en tierra de nadie

Ganador del Oso de Oro y el León de Oro con sus dos previas películas, el genuino cineasta italiano Gianfranco Rosi vuelve a capturar la realidad del drama humanitario con una mirada profundamente poética y libre de prejuicios. "Notturno" cruza las fronteras de Oriente Medio en plena noche para explorar los confines de las zonas de conflicto. Hablamos de habitantes de Siria, Irán, Egipto y Líbano. 

¿De qué va?

Filmada durante tres años en Oriente Medio, en las fronteras entre Irak, Kurdistán, Siria y Líbano, "Notturno" relata la vida cotidiana que se esconde detrás de la continua tragedia de guerras civiles, dictaduras feroces, invasiones e injerencias extranjeras, hasta el apocalipsis asesino. de ISIS. Diferentes historias a las que la narración confiere una unidad que trasciende las divisiones geográficas. Por todas partes y en la conciencia de la gente, signos de violencia y destrucción; pero en primer plano está la humanidad que se despierta cada día de un “nocturno” que parece infinito. "Notturno" es una película de luz hecha del material oscuro de la historia.

¿Quién está detrás?

Tras llevarse el León de Oro con "Sacro Gra" (2013), Gianfranco Rosi se llevó a casa el Oso de Oro con su posterior "Fuego en el Mar" (2016). Si con su última y aclamada obra el genuino cineasta italiano ponía el foco en la incapacidad de Europa por superar sus diferencias y actuar como un continente unido, ahora lo pone en la otra punta del Mundo.

¿Qué es?

La vida en los confines de la guerra.

¿Qué ofrece?

Al mismo tiempo que la prensa va olvidando las terribles imágenes de la crisis de los refugiados, a pesar de que esta no haya sido resuelta ni mucho menos, seguimos encontrando documentales y testimonios que emergen años después del inicio de la Guerra Civil Siria o del conflicto armado del Kurdistán. En este sentido, "Notturno" es una nueva y personalísima muestra de ello. 

Cuenta el realizador italiano Gianfranco Rosi que han sido tres años los que ha estado viajando a través de las fronteras que rodean los principales conflictos de Oriente Medio para capturar la vida de personas que subsisten como malamente pueden en los suburbios del conflicto armado, suerte de confines de la guerra donde las ecos de las bombas y los disparos se escuchan desde la distancia pero que  directamente sentimos cómo golpean desde dentro. Su cámara captura sus historias y nos habla de estos personajes, de su existencia en esta tierra de nadie, más allá del conflicto. De la imposibilidad de cicatrizar sus heridas aún abiertas y de proyectarse hacia el futuro. El que habitan es un territorio indómito que uno siente que es la antesala del infierno, conformando así una obra realista que, sin embargo, parece situarse entre el cine apocalíptico y el western. Realidad inhumana y devastadora que el director de "Fuego en el Mar" captura desde un enfoque contemplativo y profundamente poético. Las fronteras entre paisaje y personaje se diluyen para fundirse en un mismo espectro ante la certera y genuina mirada de un cineasta único a la hora de retratar el drama humanitario. Una pena, sin embargo, que en algunos momentos se exceda y pueda llegar a traspasar incluso lo límites de lo cinematográficamente moral a la hora subrayar el trauma, el horror y la desgracia que fustiga a unos seres humanos marcados por el desamparo y la vulnerabilidad. 

Publica un comentario

Sin comentarios