Crónica Venecia 2020: "Never Gonna Snow Again" el Teorema que llama a la puerta

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2020: "Never Gonna Snow Again" el Teorema que llama a la puerta

La sombra de "Teorema" es alargada y, sobre todo, muy aplicable y trasladable a diferentes contextos y tiempos. Buena prueba de ello supone "Never Gonna Snow Again", la nueva película de la prolífica realizadora polaca Malgorzata Szumowska, habitual del Festival de Berlín que, por vez primera, se estrena en Venecia. Tras competir el pasado año por la concha de Oro con "The Other Lamb", lo hace este año por León de Oro.

¿De qué va?

Un masajista llegado del Este entra en la vida de unos ricos que viven en una comunidad cerrada. Su riqueza no impide que los residentes transmitan tristeza. Este misterioso recién llegado parece ser capaz de curar sus almas y cambiar sus vidas. 

¿Quién está detrás?

Malgorzata Szumowska es, sin lugar, a dudas uno de los nombres más relevantes que ha surgido del cine polaco en las últimas décadas. Productora de "Anticristo", de Lars Von Trier, su carrera como directora arrancó a principios de siglo, tras debutar con "Szczesliwy czlowiek" y ser en 2001 nominada en los Premios del Cine Europeo como mayor descubrimiento del año. Habitual del Festival de Berlín, donde han premiado tres de sus películas en Sección Oficial: "Amarás al prójimo" (2013), "Cuerpo" (2015) y "Mug" (2018), con su anterior película, "The Other Lamb" (2019) se estrenó por primera vez en fuera de sus fronteras y curiosamente supuso asimismo su primera participación en el Festival de San Sebastián, donde compitió por la Concha de Oro. Ahora con "Never Gonna Snow Again" lo hace por el León de Oro.

¿Quién sale?

Secundario en creaciones de vocación claramente comercial como es el caso de "Stranger Things", "Jack Ryan" o "San Andreas", Alec Utgoff se estrena como protagonista con una interpretación muy física y rica en matices. Una caracterización rebosante de buen karma que tranquilamente podría llevarle a hacerse con la Copa Volpi a Mejor Actor. 

¿Qué es?

"Teorema" + un "Borgman" que hace el bien.

¿Qué ofrece?

El miedo a lo desconocido es una de las emociones principales y básicas relacionadas al ser humano. Asociado al instinto de supervivencia, desde hace siglos acompaña al hombre para advertirle de los peligros del mundo que le rodea. Se trata de una emoción primaria que deriva de la aversión natural a la amenaza, y todos los animales la poseen. Los humanos tendemos a asustarnos ante situaciones nuevas, no importa que tan valientes seamos ya que el miedo a lo desconocido es universal. El miedo es la emoción principal del ser humano y, lo desconocido es el temor fundamental . Nuestros antepasados siempre estaban expuestos a posibles peligros y si bien sabían qué hacer ante lo que ya conocían, el aventurarse libremente en lo desconocido podía resultar fatal. Hablamos de un miedo a lo desconocido que en esta nueva era se ha pervertido en su máxima exponencia, más aún si hablamos del primer mundo y aún más si hablamos de las clases más altas y elitistas. Altas esferas que, ante la el acecho que supone para ellos la crisis de refugiados, ya sea derivada de la Guerra de Siria o la situación de África, no tardan en decantarse hacia la ultraderecha, en convertir la víctima en enemigo y en aislarse aún más si cabe en su propia burbuja. Situación del todo preocupante que se extiende a lo largo y ancho de nuestro viejo continente, sobre todo en países en los que actualmente gobierna la extrema derecha, como es el caso de Polonia. 

Pues bien, es ante este contexto de urgencia que Malgorzata Szumowska hilvana su nueva obra. Una parábola social, suerte de alegoría política, ricamente compleja y provocativa, que al igual que Pasolini ya hiciera con "Teorema", utiliza su trama esquemática para explorar la dinámica familiar, la intersección de la clase y el sexo, y la naturaleza de las diferentes sexualidades en la alta sociedad. Apoyándose en su potencial marcadamente metafórico y alegórico, "Never Gonna Snow Again" acaba por resultar una obra de discurso muy sugestivo que se trasluce a través de un depurado formalismo y que, claramente, viene a reivindicar la cantidad de bondades que nos puede traer aquello que concebimos como amenaza y peligro. Tanto es así que a pesar de permitirse ciertas licencias, ciertos caprichos estéticos que pueden resultar un tanto vacíos y gratuitos, logra adquirir una personalidad propia. Un logro aún mayor si cabe teniendo en cuenta sus evidentes y manidos referentes.

Publica un comentario

Sin comentarios