Crónica Venecia 2020: "In Between Dying" amor por Ceylan y Bresson

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2020: "In Between Dying" amor por Ceylan y Bresson

Ha tenido que ser en la recta final del festival que por fin hemos podido disfrutar una de esas rarezas, de esos descubrimientos, por los que debería regirse siempre la Sección Oficial de un festival de clase A como Venecia. Originaria de Azerbayán, "In Between Dying" supone la segunda ficción de Hilal Baydarov. Una película imponente, poderosa y de gran calado exsitencial, situada a camino del cine de Ceylan y Bresson. Ojalá le haga justicia el palmarés final.

¿De qué va?

Davud es un joven incomprendido que vive en una búsqueda constante de su "verdadera" familia, aquellos junto a quienes cree que volverá a sentir el amor. Un día cualquiera experimenta una serie de inesperados acontecimientos con distintas personas que le llevan a protagonizar un viaje de descubrimiento personal. Incapaz de reconocer a su "otra mitad" que ahora despierta, decide aceptar que el miedo a la muerte será siempre una constante en su vida, un hecho que le permite regresar al lugar en el que siempre vivió. Allí le espera aquello que tanto ansiaba: el verdadero amor. Sin embargo, tal vez sea ya demasiado tarde para él.

¿Quién está detrás?

Resulta cuanto menos curioso el particular camino que a trazado el director azerbayano Hilal Baydarov hasta estrenarse este año en Sección Oficial de toda una Mostra. Debutó en 2018 con la ficción "Hills Without Names" y hasta llegar a su segunda ficción ha tenido tiempo para rodar, nada más y nada menos, que cinco documentales. Quizás sea este carácter prolífico el que le haya puesto en el foco de Carlos Reygadas, quien junto a Danny Glover participa en la producción de "In Between Dying".

¿Quién sale?

Orkhan Iskandarli interpreta a Dayud, un personaje y una interpretación claramente modelado a la manera de Robert Bresson. Y es que en efecto, más que un actor parece un modelo. De hecho, todos y cada uno de los intérpretes que participan en "In Between Dying" son directamente familiares o amigos cercanos. 

¿Qué es?

 "Érase una vez en Anatolia" + "Un condenado a muerte se ha escapado"

¿Qué ofrece?

"In Between Dying" es una de esas películas cuya selección lejos está de venir condicionada a pagar el peaje que supone la alfombra roja, que más allá de aportar exotismo a la primera línea del certamen por ser una rareza originaria de un país remoto como Azerbayán, lo que principalmente nos descubre es un nuevo nombre a seguir. Y es que hablamos de una de las obras más memorables y distintivas de cuantas han compuesto la mediocre sección oficial de esta 77 edición de la Mostra. 

Formalmente poderosa, de gran calado atmosférico y de poso profundamente existencial, la extraordinaria segunda película de Hilal Baydarov adquiere forma de hechizante ensoñación para situarse a camino entre el cine de Ceylan y Bresson. Una road movie letárgica y extrañada que a pesar de presentarnos a su personaje protagonista en perpetuo movimiento, se siente suspendida en el tiempo en todo momento. Y es que lo que verdaderamente importa es qué Davud lidia con un inabordable conflicto interno: es incapaz de amar pero sin embargo, solo cree en el amor. Contradicción qué le lleva a recorrer un viaje cuya meta no es otra que encontrar significado a su existencia, un trayecto de revelación interior que deja a su paso muertes pero también liberación. "In Between Dying" tiene además la capacidad para revelarse así mismo en un alegato feminista que a través de un enfoque absolutamente original y conmovedor denuncia la situación de opresión y sometimiento a la que está condenada la mujer en Azerbayán. Desde su esfera conyugal y familiar hasta el espectro social. Es el propio director quien confiesa haberse inspirado en las palabras de Bresson: "debemos sentir antes de comprender". Y es precisamente y en esencia el motor que impulsa la búsqueda de su protagonista, sí, pero también lo que "In Between Dying" logra proyectar hacia el espectador. Lo dicho, ojalá para ella el León de Oro. Por qué no. 

Publica un comentario

Sin comentarios