Crónica Venecia 2020: "El arte de volver" buscando ese lugar

Autor: Elodie Mellado

Crónica Venecia 2020: "El arte de volver" buscando ese lugar

El debutante Pedro Collantes se abre paso en la Mostra de Venecia con la segunda obra española que se proyectará en el Lido tras “La Voz Humana” de Pedro Almodóvar. Un logro nada pequeño para una película que sabe muy bien qué y cómo quiere contarse. Y para ello cuenta con una pletórica Macarena García, que vuelve al drama tras divertirnos con “La llamada” y “Paquita Salas” y nos demuestra por qué es una de nuestras actrices más a reivindicar. Y nosotros lo celebramos.

¿De qué va?

Noemí es una joven actriz que regresa a casa tras seis años en Nueva York para asistir a un cásting que podría cambiar su carrera. Durante las primeras 24 horas en Madrid, Noemí tiene una serie de encuentros y despedidas que le enseñan a apreciar los vaivenes de la vida y le ayudan a repensar su pasado, su futuro y su lugar en el mundo.

¿Quién está detrás?

Pedro Collantes, una nueva voz a tener en cuenta en el cine español, debuta con “El Arte de Volver”, pero no sin antes haberse labrado una carrera como editor en documentales como “El Caso Alcasser” o la próxima ficción de Rodrigo Sorogoyen, “Antidisturbios”. En la dirección, sus cortometrajes, algunos presentes en Filmin, como “Serori”, han sido premiados y seleccionados en festivales como Málaga, ALCINE y hasta cuenta con una nominación al Goya. Con “El arte de volver” se convierte en el segundo cineasta español presente en la actual Mostra de Venecia tras Pedro Almódovar. Casi nada. 

¿Quién sale? 

Macarena García. Ella es la estrella absoluta de “El Arte de Volver”, el centro orbital sobre el que giran algunos invitados de lujo como la siempre genial Ingrid García-Jonsson o el veterano Celso Bugallo, que nos regala sin duda la escena más tierna de toda la película. Acostumbrados a verla en los últimos años en un registro más cómico en grandes éxitos como “La Llamada” o “Paquita Salas”, García vuelve al drama para firmar la que posiblemente muchos calificaremos como su mejor interpretación desde su debut en “Blancanieves”. Y bien lo merece.

¿Qué es? 

Si en “La Virgen de Agosto” de Jonás Trueba Itsaso Arana se rebelaba para abandonar su antigua vida y escapar hacia adelante, en “El Arte de Volver” nos encontramos con un camino común, pero inverso, como si de una virgen de enero se tratara.

¿Qué ofrece?

Volver al hogar es uno de los aprendizajes más cruciales al que puede enfrentarnos la vida. Nos hemos ido, no estábamos allí, y cuando volvemos esto tampoco acaba de ser un estado del todo cierto. Volvemos, ¿pero a dónde? ¿a qué? ¿y a quién? Estás, pero a la vez, no; como un gato de Schrodinger, esperando ser visto para poder empezar a existir. Este es el devenir vital al que nos enfrenta “El arte de volver” que, a través de ciertos caminos comunes que hemos visto en el cine generacional de los últimos años, aquel hecho por los jóvenes que se marcharon o vieron cómo lo hacían sus amigos para no saber si volver, consigue hacerse con una elegante voz propia gracias a su estilosa articulación narrativa a través de las apenas diez escenas que componen toda la película. En ella, acompañamos a una omnipresente Macarena García que se entrega con gusto a este ejercicio donde las tomas largas imperan y la naturalidad de los diálogos sorprende a pesar de su estudiada estructura. A través de los distintos personajes que componían la vida de Noemí, vamos reconstruyendo los hechos de su marcha, su personalidad y su incapacidad de volver en cuerpo y alma a las personas que dan forman su pasado. Y es que, a veces, volver también puede ser un arte por la dificultad que implica darle al play a una vida pausada hace tiempo. Collantes nos traslada a este estado anímico de la protagonista y nos hace recorrer con ella este camino vital sin prisa pero sin pausa, dejándose llevar por ciertos recursos que en cualquier otro contexto nos parecerían maniqueos, pero que consiguen funcionar gracias a la arrolladora intepretación de Macarena García, que envuelve de verdad todas sus líneas, brindánonos situaciones que navegan entre la intensidad de lo íntimo y lo absurdo de muchos momentos de la vida, conformando así una de las óperas primas que más dará que hablar este año en nuestro cine.


Publica un comentario

Sin comentarios