Crónica Venecia 2018: "Vox Lux" one for the money, two for the show

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2018: "Vox Lux" one for the money, two for the show

Con su extraordinaria segunda película el emergente Brady Corbet da continuidad a su imponente debut. De "La infancia de un líder" al auge de una pop-star que nos relata "Vox Lux". De los males que provocaron la irrupción de figuras como las de Mussolini o Hitler a los males que han provocado el auge de la megalomanía por la que se rige el mandato de ese monstruo llamado Donald Trump. Es decir, punto y seguido cambiando de siglo. One for the money, two for the show.

¿De qué va?

"Vox Lux" recorre la entrada en el siglo XXI, concretamente de 1999 a 2017, incidiendo en los devastadores cambios culturales que han acarreado algunos de sus principales sucesos y aún más funestos acontecimientos de la mano de una pop-star llamada Celeste, que resurge de las cenizas tras ser víctima de un ataque en su instituto en 1999, cuando era una adolescente, para salir catapultada hacia el estrellato en su edad adulta.

¿Quién está detrás?

 "Vox Lux", supone el segundo largometraje como director del actor Brady Corbet, quién con tal 27 años, ante cámara ya ha trabajado a las órdenes de Michael Haneke ("Funny Games"), Lars von Trier ("Melancolía"), Olivier Assayas ("Sils María"), Bertrand Bonello ("Saint Laurent"), Ruben Östlund ("Fuerza Mayor") o Antonio Campos ("Simon Killer"), mientras que tras ella ha gestado una incontestable obra maestra. Hablamos de "La infancia de un líder", debut diretorial ambicioso donde los haya que, centrándose en los albores de la Primera Guerra Mundial, profundizaba en la semilla de la que brota un dictador, erigiéndose como un complemento ideal para “La Cinta Blanca” y en el cual resonaban claros ecos del cine de P.T. AndersonIngmar BergmanLuchino Visconti o incluso Stanley Kubrick. Podéis comprobarlo con vuestros propios ojos en Filmin. 

Destacar también que tras la banda sonora encontramos a todo un Scott Walker (quien repite tras "La Infancia de un Líder") y tras sus canciones a SIA, quien además hace las veces de productora ejecutiva. El guión lo escribe junto a su pareja en la vida real, la también realizadora Mona Fastvold, con quién también escribió su descomunal ópera prima. Además, el film cuenta con el apoyo de Kodak, y es que se ha rodado en un gran formato de 65 mm. para exhibirse en 70 mm, tal y como ya hiciera Corbet con "La infancia de un líder" o mismamente Tarantino con "Los Odiosos Ocho"

¿Quién sale?

De reina del ballet a estrella del pop. Natalie Portman nos ofrece su más destacable caracterización desde "Cisne Negro" en el papel de una diva presa de su egolatría y excentricidades. Histriónica y caótica a más no poder, conscientemente caeicaturesca en sus tics y gestos, sale triunfal de un ejercicio de riesgo total. Imagínense Rihanna y Lady Gaga toda en una. Pues eso. Le acompañan Jude Law en el papel de su manager, Stacey Martin, quien ya participó en "La Infancia de un Líder", que interpreta a su hermana mientras que la joven Raffey Cassidy ("El sacrificio de un ciervo sagrado") tiene un doble papel. Es tanto Celeste de joven como su hija cuando Celeste es ya una estrella. La guinda la pone Willem Dafoe como narrador.

¿Qué es?

La secuela pop de "La infancia de un líder".

¿Qué ofrece?

Para adentrarnos en la soberbia "Vox Lux" resulta imprescindible partir de su memorable antecesora, "La infancia de un líder", película que fabulaba acerca de los orígenes del germen que dio pie al vil, aniquilador y funesto autoritarismo que estigmatizó al reciente siglo XX. Dicho de otra forma, la semilla de la que brotaba un dictador, aquella que precisamente allanaba el camino para el resurgir de un nuevo líder para el fascismo. Y lo hacía a través de la historia de un niño pre-adolescente norteamericano que durante 1918 se trasladaba junto a sus progenitores a una sombría mansión ubicada en una pequeña aldea rural a las afueras de París. Pues bien, de los albores del siglo XX en los que se ubicaba "La infancia de un líder" pasamos ahora los del siglo XXI en los que se ubica "Vox Lux". De los males que provocaron la irrupción de figuras como las de Mussolini o Hitler a los males que han provocado el auge de la megalomanía por la que se rige el mandato de ese monstruo llamado Donald Trump. Es decir, punto y seguido cambiando de siglo.

Nuevamente estructurada en tres actos (Preludio, Génesis y Regénesis) la nueva película de Brady Corbet penetra en la corrupción moral así como en la perversión de los supuestos valores que se reivindican como santo y seña de un país entero. Una perniciosa transformación sobre la que se sustentan los sucesos históricos más atroces que han marcado el comienzo de este nuevo milenio: de las masacres escolares al 11-S pasando por el auge de Trump. De Estados Unidos dónde nace, a Europa dónde se extiende. Y lo hace pivotando sobre la trayectoria de una estrella del pop. Solidaria, sensible y socialmente concienciada en su adolescencia, Celeste acaba por ser presa de la egolatría, la vanidad y el egoísmo más acérrimo en su etapa adulta, precisamente merced del estrellato que la ha llevado ser víctima y superviviente de un atentado. De rebosar alma a ser una desalmada. Su evolución personal como espejo de la alienada transformación de toda una nación. La artificiosa espectacularización del arte como vehículo de mercantilización del horror. La pérdida de inocencia que conlleva olvidar el pasado y centrarse tan solo en enriquecerse en el presente como su principal motor. En resumidas cuentas, el más absoluto vacío. One for the money, two for the show. Es el lema que resume la extraordinaria "Vox Lux", una obra nuevamente mayor, formalmente fascinante y poderosa (en el que nuevamente encontramos sugerentes guiños a Kubrick), argumentalmente apasionante y de un cinismo profundamente significativo y estimulante: "cada vez hago peores canciones, sin embargo, cada vez se venden más". Pues eso mismo. Miedito.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es