Crónica Venecia 2018: "Nuestro Tiempo" a corazón abierto

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2018: "Nuestro Tiempo" a corazón abierto

Seis años después de hacerse con el Premio al Mejor Director en Cannes con su anterior y controvertida "Post Tenebras Lux", nuestro director mexicano favorito y predilecto, nunca mejor dicho, vuelve al ruedo. Carlos Reygadas se abre en canal con "Nuestro Tiempo", una película rodada a corazón abierto que ante todo versa sobre vivir el amor en pareja y al desencanto a que su experimentación puede estar abocado.

¿De qué va?

Una familia vive en el campo mexicano criando toros de lidia. Esther está a cargo del rancho, mientras su marido, Juan, un poeta reconocido a nivel mundial, cría y selecciona los animales. Cuando Esther se enamora de un adiestrador de caballos llamado Phil, la pareja lucha por superar la crisis emocional.

¿Quién está detrás?

En las antípodas de Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro o Alejandro González Iñárritu es donde encontramos a ese otro tótem del nuevo cine mexicano que es Carlos Reygadas. Tres títulos fueron suficientes para ser (justamente) considerado uno de los principales referentes y exponentes de la cinematografía latinoamericana. Un verdadero auteur que destacó gracias a la naturalidad y fisicidad de "Japón", a la contundencia y crudeza de "Batalla en el cielo", a la sutileza y maestría de "Luz silenciosa" (quizás su obra más redonda) y al riesgo y radicalidad de "Post Tenebras Lux"

¿Quién sale?

 "Nuestro Tiempo" está protagonizada por Carlos Reygadas y su propia familia, su mujer y sus hijos. Todo queda en casa. Incluso los toros.

¿Qué es?

Una película rodada a corazón abierto.

¿Qué ofrece?

Una historia simple pero poderosa sobre el amor y su desencanto, relaciones de pareja abiertas, y las fases emocionales que viven en el contexto de la lucha entre ranchos de cría de toros de México. La nueva y esperada película del cineasta mexicano habla de fragmentos de su vida personal como ya lo hiciera en "Post Tenebras Lux", película por el que ganó el premio a Mejor Director en Cannes 2012 y que tal y como ya sucede en su nueva obra, fue protagonizada por la esposa e hijos del propio director, encarnando a una familia que se adentraba en las tinieblas sumergiéndose en un oscuro limbo de abrumador poderío sensorial y turbia pero gozosa pomposidad. 

En "Nuestro Tiempo" por su parte, Reygadas interpreta a Juan, que vive un matrimonio que practica las relaciones abiertas. Los conflictos comienzan cuando su esposa Ester se enamora de otro hombre y Juan busca satisfacer las expectativas que tiene de sí mismo. Lo que vendría a ser un punto y seguido a "Post Tenebras Lux" a pesar de que su enfoque resulte en cierta forma opuesto, por más que en ella encontremos también las inconfundibles señas de identidad sobre las que se construye su cine: las relaciones familiares, la conexión visceral con la naturaleza y la fuerza animal que arraiga a sus personajes a su hogar y tierra. Del tratamiento expresionista y marcadamente esteticista de "Post Tenebras Lux" al enfoque naturalista, cuasi documental, de "Nuestro Tiempo", ambas unidas sin embargo por una reflexión profundamente existencialista sobre los sentimientos y miedos del propio director. Siendo en este caso un discurso estrictamente íntimo e introspectivo que no abraza en ningún momento la esfera universal que atañe a la memoria, las esperanzas ni los sueños a los que sí se extrapolaba el corazón argumental de su anterior película. Donde su nueva obra penetra es única y exclusivamente en como él y su mujer viven su relación en pareja.

Con sus tres horas de duración, "Nuestro Tiempo" es un indiscutible ejercicio de riesgo, un salto sin red que se siente profundamente sincero y honesto, en el que Carlos Reygadas se abre en canal para reflexionar sobre la relación abierta que vive con su mujer, sobre cómo ello afecta a la forma que tienen de experimentar el incondicional profeso amoroso por el que se rige los insondables lazos sentimentales que les unen. Tanto a él como a ella. Y si digo que resulta veraz e íntegro es porque él mismo se expone al exhibir en varias de sus secuencias a su mujer como mero objeto de deseo a su vez que él se ve impulsado por sentimientos encontrados, acciones contradictorias, que en cierta forma están condicionadas por un poso inherentemente machista que él mismo reconoce y no esconde. Es decir, más allá de reflexionar sobre el amor y sobre como las relaciones abiertas afectan a la forma de vivirlo, Carlos Reygadas habla sobre si mismo. Lo que nos lleva a una obra de calado ciertamente terapéutico para su propio director que no tiene problema alguno en mostrar sus múltiples imperfecciones. Las interpretaciones y los diálogos en muchos casos no se sienten espontáneos ni naturales, uno percibe que conscientemente, y es que el realizador mexicano no duda en mostrarlo de esta forma porque es coherente respecto al arriesgado dispositivo conceptual sobre el que "Nuestro Tiempo" se construye. Una película que lejos de ser redonda, dentro de su erratismo, resulta completamente genuina y reivindicable, en la que también encontramos picos de grandeza a nivel formal y estético en algunas de sus secuencias más memorables .



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es