Crónica Venecia 2018: "Non-Fiction" nueva vida, nuevos libros

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2018: "Non-Fiction" nueva vida, nuevos libros

El día del anuncio oficial de la programación para esta 75 edición de la Mostra, su director artístico, Alberto Barbera, presentó su Sección Oficial como una selección con gran presencia del cine de género. Es el caso de Jacques Audiard o los Coen con el western, de Luca Guadagnino con el terror, de Damien Chazelle con la ciencia ficción o en el caso que nos toca, Olivier Assayas con la comedia. Un género que en el circuito principal festivalero brilla por su ausencia aunque no debiera. Es lo que hoy ha venido a demostrar la genial "Non-Fiction". Bienvenida sea.

¿De qué va?

A Alain, un exitoso editor parisino, y a Léonard, uno de sus autores de toda la vida, les cuesta aceptar por completo el mundo digital actual. Cuando se reúnen para debatir sobre el nuevo manuscrito de Léonard, Alain debe encontrar una manera elegante de decirle a Léonard que se está quedando atrás mientras que la esposa de Alain, Selena, cree que por fin Alain ha conseguido realizar su obra maestra.

¿Quién está detrás?

Olivier Assayas, responsable de una de las filmografías más interesantes del momento, tan variada como innegociablemente personal. Hijo intelectual y sentimental de la Nouvelle Vague, al igual que Godard Truffaut, antes de convertirse en director, ejerció como crítico en la emblemática Cahiers du Cinema. Es autor de films como "Después de Mayo", una recreación de las consecuencias que ocasionaron las revueltas parisinas del 68, "Viaje a Sils Maria",  donde ya dirigió a Kristen Stewart, o la extraordinaria y ambiciosa serie sobre Carlos, el chacal.

¿Quién sale?

Olivier Assayas vuelve a trabajar con Juliette Binoche tras colaborar ambos en "Viaje a Sils Maria". La diva francesa nos brinda una espléndida caracterización que en muchos matices recuerda a la que recientemente nos brindó en la genial "Un Sol Interior" de Claire Denis. En "Non-Ficiton" también encontramos a Guillaume Canet (“Cosas de la Edad”) y la siempre gratificante participación de Vincent Macaigne ("La chica del 14 de julio"). 

¿Qué es?

En palabras del propio Assayas, lo que "Non-Fiction" nos cuenta es "cómo nos adaptamos, o no, al modo en que cambia el mundo a través de una serie de conversaciones íntimas, personajes de mediana edad y sus affaires”. Es decir, la vida en hashtag.

¿Qué ofrece?

"Non-Fiction" bien podríamos presentarla como una ágil, verborréica y divertidísima comedia sobre el mundo editorial literario parisino y el proceso de radical transformación en el que actualmente está inmerso, teniendo en las novelas electrónicas (dígase e-books) y los audiolibros el desesperado bote salvavidas para que una industria, que siempre fue el epicentro de nuestro conocimiento y arte, no quede obsoleta. Pero ante todo, lo que "Non-Fiction" resulta ser, es una inteligente y aguda reflexión sobre el empobrecimiento de la cultura y comunicación en el alienado mundo occidental en el que hoy día (sobre)vivimos. De como ello afecta a la propia creación artística que parece abocada a la autoficción y no a la inventiva, a nuestra forma de relacionarnos en nuestros círculos más íntimos, ya sea en el ámbito sentimental, amistoso o laboral. Y es que el nuestro es un mundo donde Youtube, Facebook y Twitter son las novelas más leídas, donde la conversación cara a cara parece haber pasado a una mejor vida. Lo filosófico y profundo se volatiliza mientras lo frívolo, efervescente y etéreo campa a sus anchas.

Existimos, tal y como "Non-Fiction" constantemente nos incide, en tiempos de narcisismo, del narcisismo más inanemente autoexpositivo. Un factor clave que afecta al cambio que hemos tenido en nuestra forma de conocernos y relacionarnos, que nos ha llegado en los últimos diez años y que, asimismo, afecta a las dos parejas protagonistas. Todos ellos sobrepasados los cuarenta (más bien cerca de los cincuenta), su adaptación a una nueva forma de trabajar, de comunicarse y relacionarse, afecta de lleno a sus vidas personales y conyugales. La crisis de la nueva era para quienes vienen de la vieja. Una crisis laboral y existencial que Oliver Assayas afronta con inspiradísimo humor, articulando una obra muy disfrutable y extremadamente deshinibida que no da respiro, en la que hay cabida incluso para delirantes guiños que van desde Michael Haneke a Star Wars pasando por la propia Binoche. Una comedia cuya frenética y recargada prosa precisamente, y no por casualidad, contrarresta con la comunicación fútil y escueta a la que hoy en día nos abocan las redes sociales, ya sea Whatsapp, Instagram, Tinder o los 280 carácteres. Tampoco vemos en ella ninguna aparición explícita del mundo virtual, toda conversación resulta presencial. Por algo será. Lo dicho, la vida en hashtag y cómo ésta afecta a quien no encuentra en su teclado la almuadilla.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es