Crónica Venecia 2018: "First Man" más allá de la luna

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2018: "First Man" más allá de la luna

Infalible maestro de ceremonias, ese joven prodigio llamado Damien Chazelle (con tan solo 33 años, los Oscar y los Globos de Oro rebosan su vitrina) ha sido el responsable de inaugurar los festivales de Sundance y Venecia (por doble partida) con sus tres últimas películas. Fue el caso de "Whiplash" (2014) en el Park City, también el de "La La Land" (2016) y ahora "First Man", ambas aquí en el Lido. Y como quien dice, no hay dos sin tres. Su biopic dedicado al astronauta Neil Armstrong da el pistoletazo de salida oficial a la temporada festivalera otoñal, también a la carrera por el Oscar. Hasta la luna y más allá.

¿De qué va?

"First Man" es el relato de la misión de la NASA que llevó al primer hombre a la luna, centrada en Neil Armstrong y el periodo comprendido entre los años 1961 y 1969. Un relato visceral en primera persona que explora el sacrificio y el precio que representó, tanto para Armstrong como para Estados Unidos, una de las misiones más peligrosas de la historia.

¿Quién está detrás?

Es la nueva 'niña bonita' de Hollywood. Tras llenarse de gloria con "Whiplash" y sobretodo, "La La Land", Damien Chazelle adapta el libro 'First Man: A Life of Neil A. Armstrong' escrito por James Hansen, que supone una biografía sobre el primer hombre que puso un pie en la Luna. Cabe destacar que "First Man" supone también la primera película de Chazelle cuyo guión no está escrito por él. 

¿Quién sale?

Damien Chazelle vuelve a contar con Ryan Gosling para dar vida a Neil Armstrong. Difícil misión que el protagonista de "Drive", en su línea, cumple con solvencia, aunque no con ese valor añadido necesario para meterse en la carrera por el Oscar. Completan el reparto la protagonista de "The Crown", Claire Foy, en el papel de su espopa, Corey Stoll  ("House of Cards", "Cafe Society") como Buzz Aldrin, la segunda persona en pisar la Luna en la legendaria misión del Apolo 11 o Kyle Chandler ("Manchester frente al mar", "Carol") como el astronauta Deke Slayton. En el reparto también encontramos la siempre agradecida presencia de Jason Clarke, Ciarán Hinds o Christopher Abbott.

¿Qué es?

Bien podríamos presentarla como la otra cara de la moneda de "Interstellar", también como la primera película de Chazelle que no pivota sobre la música.

¿Qué ofrece?

La carrera espacial que llevó a Estados Unidos y la Unión Soviética a luchar por ser el primero en pisar la Luna sigue siendo una de las grandes comidillas de la historia moderna. La veracidad del alunizaje o su posible emulación, ha sido objeto de cuantiosas teorías, algunas tan aparentemente verosímiles como otras increíblemente extravagantes (hay algunas que incluso señalan a Stanley Kubrick como el realizador encargado de falsificarla). Asimismo, la aventura espacial que lleva al hombre a enfrentarse al universo entero y su consecuente espectacularidad, ha sido otro de los principales recursos que han caracterizado y marcado algunas de las grandes producciones espaciales de la historia del cine. Sin embargo, ninguno de estos dos factores, ni el teórico, ni el aventurero y cósmico, condiciona ni distingue especialmente el biopic que el director de "La La Land" dedica al primer hombre en pisar la luna. El principal motor que propulsa "First Man" no es otro que el espectro existencial, sentimental y ante todo, introspectivo. Es por ello que las escenas más significativas y memorables de la película son planos interiores, y no espaciales. Primeros planos encuadrados con una intensidad descomunal, a cuya altura solo podríamos equiparar el inolvidable despegue de Matthew McConaughey en "Interstellar". Otra obra mayor con la que "First Man" guarda inevitables paralelismos pero, asimismo, una diferencia muy reseñable: la de Nolan es la historia de un regreso marcado por el reencuentro con una hija, la de Chazelle en cambio, el de una partida marcada por la pérdida de la misma. 

Y es que tal y como ya sucediera con "Whiplash" y "La La Land", la historia de Neil Armstrong no es más que un mero vehículo para que Chazelle confronte nuevamente la vida sentimental, la posibilidad de vivir un amor en paz y armonía (ya sea en pareja o en familia) con la obsesión por hacer un 'sueño' realidad. Fue el caso de la batería en "Whiplash", del propio cine en "La La Land", y ahora de la mismísima luna en "First Man". Con la pequeña gran diferencia de que, en este caso, la obsesión de Neil Armstrong nace de la necesidad de escapar del dolor que supuso la muerte prematura de su hija pequeña. Es decir, no es la ambición por hacer historia o por sentirse realizado lo que provoca su obsesiva huída hacia la luna, sino la búsqueda de una suerte de expiación personal. Y es que según nos cuenta "First Man", el histórico alunizaje supuso mucho más un escape que un alcance para el astronauta más emblemático de la historia universal. 

Es bajo este particular contexto que Damien Chazelle lleva el biopic de Armstrong a su propio terreno, por más que sea plasmando un guión ajeno. Y como ya demostrara en sus anteriores y geniales películas, es un terreno en el que se mueve como pez en el agua. Más allá de una fallida incursión en la controversia política y social que provocaron los ingentes recursos económicos invertidos por el gobierno estadounidense en la carrera por alcanzar la luna (por superficial e innecesaria ateniéndonos al enfoque íntimo de la película), "First Man" funciona como un reloj suizo. No es tan arriesgada y virtuosa como sus dos antecesoras, tampoco atesora memorables picos de grandeza ni es tan frenética y enérgica, pero sí es más solvente y sobria. Una impecable producción que rozando la excelencia formal y abrazando de lleno la coherencia del sello autoral que distingue a su prodigioso director, vuelve a presentar todas las credenciales necesarias para erigirse en una de las principales protagonistas en la próxima gala de los Oscar.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es