Crónica Venecia 2017: "La Villa" unidos por una causa

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2017: "La Villa" unidos por una causa

Marsella, una reunión de tres viejos amigos, un bar de obreros y una patera que llega. Con semejantes mimbres su director no podía ser otro que le francés Robert Guédiguian. "La Villa" no solo ha sido presentado por Alberto Barbera como la mejor película del director de "Las Nieves del Kilimanjaro" hasta la fecha, sino que también ha sido incluida en la Sección Perlas de San Sebastián. Por algo será.

¿De qué va?

En una pequeña cala cerca de Marsella, en pleno invierno, Angèle, Joseph y Armand vuelven a la casa de su anciano padre. Angèle es actriz y vive en París, y Joseph acaba de enamorarse de una chica mucho más joven. Armand es el único que se quedó en Marsella para llevar el pequeño restaurante del padre. Es el momento de descubrir qué ha quedado de los ideales que les transmitió su progenitor, del mundo fraternal que construyó en este lugar mágico en torno a un restaurante para obreros. Pero la llegada de una patera a una cala vecina cambiará sus reflexiones..

¿Quién está detrás?

Robert Guédiguian es el abanderado de un cine social que encuentra en Marsella, la ciudad que le vio nacer, el escenario perfecto desde donde retratar la vida de las clases trabajadoras y mostrar las enormes desigualdades en un contexto de globalización económica creciente. En el conjunto de su obra nunca ha dejado de interrogarse por sus orígenes, que evocan constantemente la figura de su padre, empleado como obrero en los muelles de esta ciudad. La práctica totalidad de sus historias acontecen en las calles, los edificios, las fábricas y las zonas portuarias de Marsella. Un paisaje familiar que conforma el imaginario visual del director y que en "La Villa" se concentra dejando un poso tan melancólico y conmovedor pero sobre todo, alentador.

¿Quién sale?

Como mandan los cánones de su cine, Robert Guédiguian, vuelve a su originaria Marsella y en consecuencia, a trabajar con su troupe habitual, más que un equipo de actores, un grupo de amigos o más bien, la que bien podríamos señalar como su propia compañía teatral: Ariane Ascaride,  Jean-Pierre Darroussin,  Gérard Meylan y la joven Anaïs Demoustier que en este caso, vuelve a repetir tras participar en "Las Nieves del Kilimanjaro". Bienvenida al club.

¿Qué es?

Un "Regreso a Ítaca" a la europea + "Las Horas del Verano"

¿Qué ofrece?

"La Villa" retrata tres hermanos, antes acérrimos soñadores, hoy doblegados rebeldes. La depresión intelectual o las ilusiones rotas por una revolución obtusa y unos ideales denostados son algunas de las claves sobre las que levita esta emocionante y sobrecogedora historia familiar que presenta además, sangrantes heridas por cerrar. El ictus irreversible que padece su padre o la pérdida de el hijo de la hermana pequeña, interpretada por Ariane Ascaride, son algunas de las que más supuran. Pero sin embargo, la que más les duele y afecta, la que de forma conjunta afrontan, no es otra que enfrentarse al paso del tiempo. O mejor dicho, a tener que aceptarlo. Y en medio de todo este proceso de confrontación, una Europa cuyos valores se derrumban. 

"La Villa" es una película ideológica y política sí, pero ante todo sensible y humana que, con un carácter eminentemente teatral, profundiza en la intimidad emocional de sus personajes para combinar acertadamente el drama familiar con la reivindicación política sin caer en innecesarios efectismos o vaivenes ideológicos. Las ansias de felicidad, el amor por el prójimo o la lealtad hacia la familia y por supuesto, la conciencia y el activismo social hacia las consecuencias provocadas por un sueño traicionado, así como de un continente devastado de valores humanos, son los síntomas que somatiza. El antídoto sin embargo, lo tiene a mano, y este no es otro que la unión a través de dolor. Touché.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es