Crónica Venecia 2017: "Hannah" una mujer bajo la influencia de Akerman y Haneke

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2017: "Hannah" una mujer bajo la influencia de Akerman y Haneke

Entre Chantal Akerman y Michael Haneke, la penúltima película en entrar a competición presenta todas las credenciales necesaria para brillar con luz propia en el Palmarés final. "Hannah" es el crudo y elíptico estudio de un personaje decadente y alienado estoicamente encarnado por Charlotte Rampling. Premio seguro.

¿De qué va?

Hannah cuenta la historia de una mujer que se queda sola cuando su marido es arrestado y no sabe enfrentarse a la realidad.

¿Quién está detrás?

Tras su brillante debut en la sección Orizzonti en 2013 con "Medeas", que luego sería galardonada en varias muestras internacionales, el italiano Andrea Pallaoro vuelve al Lido y esta vez, en competición oficial.

¿Quién sale?

Probablemente estemos ante el premio menos discusión admite de esta nueva edición de la Mostra. Charlotte Rampling presenta todas las credenciales necesaria para llevarse el Premio a Mejor Actriz. El desgarro desde la contención. Sin apenas abrir la boca pero con un trabajo interpretativo descomunal a nivel gestual, al crudo y natural, la actriz británica viene confirmarnos el excepcional estado de forma en el que se encuentra tras ser nominada al Oscar por "45 años". Como el buen vino vamos, mejora según pasan los años. Ella es la ama y señora de "Hannah".

¿Qué es?

Una mujer bajo la influencia de Chantal Akerman y Michael Haneke. Algo así como "Jeanne Dielman" + "Amour"

¿Qué ofrece?

Está claro que con la  cruda y austera "Hannah" el director italiano Andrea Pallaoro demuestra tener muy presente la gran labor de Chantal Akerman, una de las cineastas feministas que más han hecho por la feminidad en el cine y a la visibilización de la mujer. Y en concreto, su película cumbre "Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080 Bruxelles", la que no solo supuso un antes y un después en la cinematografía europea, si no que también fue nombrada la "primera obra maestra de lo femenino en la historia del cine" por todo un New York Times allá por 1976. En ella se retrataba la vida de Jeanne Dielman, una joven viuda con un hijo que seguía su vida con un orden inmutable: mientras el muchacho estaba en la escuela, ella se ocupaba de las tareas domésticas por la mañana y ejercía la prostitución por la tarde. Y durante las más de tres horas de duración que duraba la película, nosotros vivíamos su día a día con ella.

En este sentido, respecto a estos mimbres, claros son los paralelismos que encontramos, tanto a nivel el estilístico (muchos de sus planos son claros homenajes) como en cuanto estructura argumental (seguimos el día a día, su rutina y cotidianidad) en la segunda película de Andrea Pallaoro, que ha sido presentada a concurso esta nueva edición del Festival de Venecia. Un inesperado referente al que en este caso, cabe añadir otro más recurrente aunque no por ello menos estimulante: el de Michael Haneke. "Hannah" explora el sufrimiento de una mujer atrapada por las decisiones que ha tomado, paralizada por sus inseguridades y dependencias, así como por su propio sentido de la lealtad y la devoción. Una investigación que está enfocada a diseccionar la percepción humana de la alienación y la intimidad, así como alertar sobre la decadencia y desintegración de la familia como organismo e institución, hecho que ya era la base sobre la que se construía su reveladora ópera prima "Medeas". Críptica y elíptica a todos los niveles, "Hannah" dosifica de forma tan sobria como precisa la información que brinda al espectador, destapando con cadencia sobrecogedoramente hipnótica el contexto tan crudo y doloroso sobre el que levita. La verdad nunca se nos muestra aunque desde luego, bien que sacude y golpea. 

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es