Crónica Venecia 2016: "Voyage of Time" llanto por la tierra amada

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2016: "Voyage of Time" llanto por la tierra amada

El eterno tiempo de espera ha merecido la pena. "Voyage of Time" es un proyecto que Terrence Malick ha tenido en mente desde los años 70 (es decir, ha tardado casi cuatro décadas en realizarse) y que se rodó en gran parte en paralelo a "El árbol de la vida", pretendiendo expandir el metraje dedicado a la preciosa recreación del origen del universo y la vida en la Tierra que el director incluyó en la película protagonizada por Brad Pitt y Jessica Chastain. Concebida su versión principal para salas IMAX con una duración que apenas alcanza los 45 minutos, en la Mostra hemos tenido la ocasión de disfrutar de su versión extendida para la pantalla común. 90 minutos en total que transcurren como si apenas fueran 10, desembocando en una experiencia de visionado que se antoja tan abrumadoramente magnética como alucinantemente expansiva.

¿De qué va?

“'Voyage of Time" es una celebración única sobre la creación de la vida y la gran historia del cosmos, que transporta a los espectadores a un vasto y sin embargo cercano viaje personal que se extiende a lo largo de los eones, desde el Big Bang a la era de los dinosaurios, pasando por nuestro presente mundo humano... y más allá.

¿Quién está detrás?

Al mismo tiempo que los admiradores y fans del monumental (y errático) cine de Terrence Malick seguimos siendo numerosos, su actitud mercurial, su (extremadamente) intuitiva realización, y el libre albedrío que él, y solamente él, se aplica en la edición (y producción) de sus películas, también se ha ganado detractores. Y claro, como mandan los cánones, este año (como los últimos cinco) seguíamos con dos proyectos anunciados y no estrenados. Pues bien, finalmente llegó el turno del primero que supone además la primera incursión del realizador en la narración documental. Y para ello, cuenta con el diseño de producción de Jack Fish (habitual de Lynch), la fotografía de Paul Atkins ("El Renacido") y la música de Arvo Part (o incluso Bach).

¿Quién sale?

Eventos monumentales nunca vistos –desde el nacimiento de las estrellas y las galaxias a la explosión de diversas formas de vida en el planeta tierra, incluyendo la humanidad, imágenes de medusas, embriones de cocodrilo, homínidos, nebulosas, dinosaurios, un enorme cañón en Utah y Ganímedes o la luna de Júpiter. Además, claro está, no podemos obviar la voz de Cate Blanchett que en su versión IMAX será la de Brad Pitt.



¿Qué es?

"El árbol de la vida" + National Geographic + "2001: odisea en el espacio". También podríamos presentarla como la otra cara de la moneda de "Safari".

¿Qué ofrece?

Una excelso deleite visual de belleza cósmica y amor incondicional, que directamente sumerge a los espectadores en la historia del universo y la vida a partir del milagro de la creación. "Voyage of Time" sorprende por arraigarse firmemente a la Tierra y no tanto al universo como de Malick podríamos esperar. Por dejar de lado la creencia religiosa para abrazar de lleno la divinidad del panteísmo y devolver así a su padre y autor a sus orígenes paganos, aquellos que tienen como principal Dios una madre naturaleza a la que constantemente convoca y hace referencia a través de un discurso poético tremendamente evocador, de un halo esclarecedoramente filosófico, metafísico y ante todo, espiritual. Un discurso que reivindica la armonía con la que el ser humano debería relacionarse con su entorno natural, una sublimación de una comunión que prácticamente reclama la unión del todo (y con ello me refiero a toda forma de existencia) como parte de una misma sustancia, un mismo magma de vida.

Discurso que Malick enarbola a través de unas imágenes espectaculares que reivindican desde el artificio más apabullante y definitivamente alucinante la belleza primaria de la Tierra. Un complejo y elaborado trabajo de diseño de producción sobre el que, sin embargo, se percibe claramente que es CGI y no imagen real. Recurso muy conscientemente utilizado que tiene como principal hilo conductor la concienciación del espectador sobre una pureza y divinidad natural que jamás podremos volver a recuperar, un paraíso ya perdido cuya memoria no podemos hacer más que salvaguardar. Y es que no por casualidad, la artificiosa hermosura de estas imágenes se confrontan con home movies de imagen cruda y real 'protagonizadas' por rituales integristas, sacrificio de animales o homeless. Imágenes rasgadas que ante todo nos trasladan la esencia destructora y alienada del ser humano por la que actualmente se rige el mundo de hoy. Para echarse a llorar, sí, pero ante todo para reflexionar y dejarse llevar (o más bien dejarse retornar) a la pureza y preciosidad de un 'más allá' que jamás podremos volver a recuperar, y mucho menos abrazar.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es