Crónica Venecia 2016: "Une Vie" primera gran favorita al León de Oro

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2016: "Une Vie" primera gran favorita al León de Oro

Stéphane Brize se confirma con la magistral "Une Vie" como uno de los nombres de moda del actual cine de autor francés. El premio al Mejor Actor logrado con "La Ley del Mercado" en el Festival de Cannes del pasado año podría dar paso a un León de Oro difícilmente refutable.

¿De qué va?

El filme relata la vida de Jeanne du Perthuis des Vauds, entre su 18º y 45º aniversario en la Normandía de la primera mitad del siglo XIX. Es la historia de una mujer hipersensible, demasiado protegida, incapaz de enfrentarse a la brutal realidad del mundo. Es también la historia de un duelo imposible, así como del paraíso perdido de la infancia.

¿Quién está detrás?

Buena cuenta de él damos en Filmin. "Une Vie", que en este caso adapta una novela de Guy de Maupassant, ya llevada a la gran pantalla en 1958 por Alexandre Astruc, supone el séptimo largometraje de Stéphane Brize tras títulos como "Le bleu des villes" (Quincena de los Realizadores 1999), "No estoy hecho para ser amado" (competición de San Sebastián en 2005), "Mademoiselle Chambon" (César 2010 del mejor guión), "Quelques heures de printemps"(apreciado en Locarno en 2012 - cuatro nominaciones a los César en 2013) o "La Ley del Mercado" (Mejor Actor en Cannes 2015).

¿Quién sale?

Protagonizada por una Judith Chemla, nominada al César 2013 de mejor papel de reparto por "Camille redouble" y que presenta credenciales para hacerse con el León de Plata. Le acompañan la belga Yolande Moreau, el actor fetiche de Robert Guédiguian, Jean-Pierre Darroussin, Swann Arlaud ("Los anarquistas") o ese nuevo valor del cine francés que empieza a postularse Finnegan Oldfield ("Bang Gang").



¿Qué es?


Un ejercicio de estilo tremendamente distintivo que directamente nos lleva a las "Cumbres Borrascosas" de Andrea Arnold.

¿Qué ofrece?

La primera gran favorita a llevarse el León de Oro. La de Stéphane Brize es una obra prácticamente maestra, película de época ejemplarmente singular, rodada en formato 4:3 o mejor dicho, en 1:37 para ser exactos, en la que no hay planos generales, tampoco encuadres en la que aparezcan más de 4 personajes ni mucho menos, grandes alardes escénicos que reflejen la opulencia de un gran presupuesto. Más bien, todo lo contrario. Lo que "Une Vie" representa es una trascendente inmersión en la vida íntima de su protagonista enmarcada en una época hostilmente sacudida por la opresión social y el disforme poder de la religión. Una obra extraordinaria de tratamiento absolutamente naturalista que tiene en la cámara, en la forma de incrustarse y retratar a su personaje principal, una de sus grandes virtudes, aquella que principalmente le dota de la abrumadora profundidad emocional por la que sublimemente se distingue. Pero su grandeza no solo yace en su estimulante propuesta formal, también en la arriesgada concepción de una narrativa que, ante todo, brilla por su soberbio empleo de las elipsis. Un recurso narrativo tan sugestivo y excitante de concebir, como extremadamente complejo de plasmar, que sin embargo, el realizador galo logra llevarlo a su máxima expresión dotándole de una inmejorable funcionalidad: la de evitar, más bien obviar, el efectismo dramático que bien podría atañer a los inesperados giros y golpes de efecto que presenta su elaborado y cuidado guión. Obra definitvamente mayor. Sorpresón.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es