Crónica Venecia 2016: "The Beautiful Days of Aranjuez" la conversación del verano

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2016: "The Beautiful Days of Aranjuez" la conversación del verano

Tras seguir explorando las bondades del 3D desde el registro melodramático con "Todo saldrá bien", Wim Wenders lleva a la tridimensionalidad la aclamada obra teatral de Peter Handke , "The Beautiful Days of Aranjuez". Wenders, que asimismo fue el responsable de producir el debut en el cine de Handke en 1978 ("The Left Handed Woman") hace suya una obra que consiste en la inabarcable conversación que un hombre y una mujer mantienen una día de verano al son de Nick Cave.

¿De qué va?

Un día de verano, un hombre y una mujer hablan sobre sus experiencias sexuales, su infancia, la esencia del verano y lo que diferencia a los hombres de las mujeres. Sentado ante su máquina de escribir, un escritor trata de imaginar y transcribir ese diálogo.

¿Quién está detrás?

Wim Wenders adapta la aclamada obra teatral de su apadrinado Peter Handke, co-responsable de los guiones de "El cielo sobre Berlín" y "Movimiento en Falso" sin ir más lejos.

¿Quién sale?

Ellos son el prolífico Reda Kateb ("Lejos de los hombres", "Los caballeros blancos", "Hipócrates") y la desaparecida Sophie Semin, cuya experiencia en la gran pantalla se limita a un breve papel en "Más allá de las nubes" dos décadas atrás, también de la mano de Wenders (además de Antonioni). Dato relevante si nos atenemos a la capacidad, más bien velocidad, oratoria que demuestra atesorar en "The Beautiful Days of Aranjuez". Chapó. Tampoco no podemos obviar la presencia de Jens Harzer como alter ego del propio Handke o por supuesto, la estelar aparición de Nick Cave.



¿Qué es?


La conversación del verano

¿Qué ofrece?

Primero fue desde el baile de "Pina", luego desde el registro melodrámático en "Todo saldrá bien" y ahora desde la inabarcable conversación íntima que de principio a fin acapara "The Beautiful Days of Aranjuez". Wim Wenders sigue experimentando con el 3D siendo, junto a Godard, el único cineasta en activo que demuestra creer en su funcionalidad lejos de la espectacularidad del cine comercial de gran presupuesto. El sexo, el amor, la libertad o la belleza de la naturaleza y por supuesto, la música (empezando por el "Perfect Day" de Lou Reed y terminando con la performance de "Into my arms" con el mismísmo Nick Cave al piano) son los principales ejes sobre los que levita una conversación inabarcable, prácticamente verborréica, constantemente florida por un carácter poético tan sobrecargado en su glosario léxico, como libertina en su inherente esencia. Un texto tan expansivo como profundo que ante todo busca la simbiosis entre naturaleza y humanos. Y lo hace a la caza y captura de una armonía que Wenders abraza desde el sofisticado y sutil empleo del 3D puesto al servicio de un lozano y envolvente paisaje bucólico. Quien lo diría, el icono de las road-movies enclavado en una localización única sobre la que sin embargo, abraza el constante movimiento gracias a la profundidad de campo que le dota la imagen tridimensional. Lo que nos lleva a una propuesta ciertamente singular que rebosa intelectualidad e ironía, que nos invita a disfrutar de los placeres terrenales de la vida pero ante todo, de la distinción cinemática.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es