Crónica Venecia 2016: "La La Land" canto al Oscar

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2016: "La La Land" canto al Oscar

La Mostra de Venecia vuelve a dar el pistoletazo de salida con el Oscar en el punto de mira. Tras "Gravity", "Birdman", "Spotlight" (no fue película inaugural pero aquí tuvo lugar su estreno mundial) es turno ahora de "La La Land". Así es, un musical contemporáneo ambientado en la ciudad de Los Ángeles se presenta como la primera firme candidata a lucir nominaciones múltiples en la próxima gala de los Oscar. Lo que atisbó "Whiplash" nos lo confirma "La La Land". Ha nacido una estrella: Damien Chazelle.

¿De qué va?

Es la historia de amor entre un pianista de jazz que aspira a regentar su propio club y una aspirante a actriz en Los Ángeles que sueña con triunfar en Hollywood a lo largo de las cuatro estaciones de un año.

¿Quién está detrás?

Lástima, se le prestó muchísima menos atención de la que se debiera. Su triunfo en Sundance, en Cannes o su protagonismo en los Globos de Oro y los Oscar gracias a su prodigiosa segunda película, nos lo confirma. Hablamos de "Whiplash", de su director Damian Chazelle, pero también de su maravillosa ópera prima, "Guy and Madeleine in a park bench". De la primera a la segunda, de un jazz cautivador a un enfermizo y desbocado golpe de batería. Ha nacido una estrella, de esas que cuentan lo que nadie espera y además canta como nadie lo hace. De hecho, ya triunfó en Torino, y volvió a reventar aforo en el Park City así como en La Croisette previo paso a repetir hito en las pantallas comerciales de todo el planeta. Y ahora sí, Damien Chazelle ya es un genio a ojos y oídos del mundo entero, lo que lleva a "La La Land" a erigirse en la primer gran favorita a luchar por el Oscar 2017. Es lo que de ella esperábamos, es lo que hoy Venecia nos ha confirmado. El futuro le pertenece.

¿Quién sale?

Primero fue la hilarante "Crazy, Stupid, Love", luego la olvidable "Gangster Squad" y ahora la sublime "La La Land". Teniendo a Fred Astaire y Gene Kelly en el retrovisor, Ryan Gosling y Emma Stone se confirman como una de las grandes parejas del momento en lo que a la gran pantalla se refiere y atisban, como mínimo, la candidatura segura a una estatuilla, la de Emma Stone. Interpretación apabullante a todos los niveles. En el canto, en el baile, pero sobre todo por el poderío que demuestra atesorar para combinar el registro cómico con el dramático, tanto desde la contención como desde la desatada gesticulación. Por su parte, Ryan Gosling nos afianza en la idea de la gran capacidad que atesora para la comedia, donde debería incurrir más. La guinda la pone, como no, la aparición, por más que solo sea en dos breves, aunque igualmente memorables secuencias, de J.K. Simmons. Otro invitado estrella que no podía faltar a la fiesta.



¿Qué es?

La primera y firme candidata a lucir galones en los próximos Oscar.

¿Qué ofrece?

En "La La Land" colidan los dos mundos que principalmente distinguen la obra de Damien Chazelle: el amor por el cine que representa Mia (Emma Stone), así como la pasional melomanía por el jazz que desprende Sebastian (Ryan Gosling). Dos almas en pena, cada una en busca de su gran sueño americano: ella, ser una estrella de Hollywood, él, del jazz. Y entre medio, una mágica historia de amor marcada por la melancolía tanto como por el humor, por el constante homenaje al cine clásico que distingue la época dorada de Hollywood (y que se atisba desde la cortinilla Cinemascope que luce a su comienzo) tanto como por la constante puesta al día que Chazelle brinda a uno de sus grandes géneros por excelencia: el musical. Y es que "La La Land" podríamos definirlo como un musical contemporáneo que en el fondo, no lo es tanto. Me explico.

La nueva joya del director de "Whiplash" empieza pisando fuerte, ofreciéndonos una de las escenas de apertura más explosivas y rimbombantes de cuantas seguro, disfrutaremos a lo largo del año. Una escena musical extraordinaria rodada en un majestuoso plano secuencia que tal y como sucediera en que tal en claros referentes como son "Brigadoon" o "Cantando bajo la lluvia" mismamente, tiene en la cámara su principal protagonista. Así comienza un primer acto encabezado por unos desternillantes números musicales que sin embargo, desaparecen en un segundo acto que todo hay que decirlo, a la hora de profundizar en la historia de amor que viven Sebastian y Mia se desinfla un tanto. Y no es hasta su conclusión que el 'tarareo' volverá adueñarse de la puesta en escena. Un hecho insólito en lo que al musical clásico de Hollywood se refiere, donde el canto y el baile siempre han estado presentes a lo largo y ancho de su metraje. Es por ello que incido en destacar que pese a la soberbia interpretación de Stone, pese a la admirable aportación de Gosling, pese a sus memorables números musicales, la verdadera estrella de la hermosa y estilizada "La La Land" no es otro que su director. Con tan solo 31 años de edad el joven Damien Chazelle va camino de convertirse, si no lo es ya, en el hombre más buscado por los grandes estudios. Y es que hablamos de alguien que ante todo, imprime a su melómana obra cinematográfica su inconfundible sello de autor. Y no olvidemos que esto es Hollywood, amigos. A bailar.





Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es