Crónica Venecia 2016: "Frantz" academia Ozon

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2016: "Frantz" academia Ozon

Es la primera gran alegría que nos ha deparado esta 73 edición de la Mostra. La nueva y celestial película de François Ozon sorprenderá a todo fan de su cine básicamente porque no sorprende, o mejor dicho, no sorprende como de él se espera. Y es aquí donde yace su principal sorpresa. que no la hay. O sí. A ella.

¿De qué va?

Una pequeña ciudad alemana, poco tiempo después de la I Guerra Mundial. Anna va todos los días a visitar la tumba de su prometido Frantz, asesinado en Francia. Un día, Adrien, un misterioso joven francés, también deja flores en la tumba. Su presencia suscitará reacciones imprevisibles en un entorno marcado por la derrota de Alemania.

¿Quién está detrás?

Quién lo diría, ochenta años después, François Ozon llega donde Ernest Lubitsch no pudo. Tal y como hiciera el maestro alemán con el que supone uno de los títulos menores de su filmografía, "Remordimiento" (1932), el realizador francés acomete el intrincado reto que supone adaptar la reconocida obra teatral homónima de Maurice Rostand, y lo hace dotándole de una nueva y necesaria dimensión. Eso sí, ahora en la piel de "Frantz"

¿Quién sale?

El emergente Pierre Niney, nominado a los César 2012 y 2013 al Mejor actor revelación por "J'aime regarder les filles" y "Comme des frères") y Paula Beer, con quien nos familiarizamos en Filmin gracias a "El valle oscuro". Ambos ofrecen la interpretación elegante y refinada que una película de la sutilidad de "Frantz" exige.



¿Qué es?

Lo que se presentaba como un posible cruce entre "Tom a la Ferme" y "Loreak" acaba por resultar la película más clásica, elegante, sutil y contenida de François Ozon hasta la fecha. "Frantz" supone su personalísimo homenaje a Stefan Zweig.

¿Qué ofrece?

Si en su anterior "Una Nueva Amiga" uno de los cineastas más iconoclastas y transgresores del momento como es François Ozon sorprendía a propios y extraños por abrazar de lleno la esencia cómica del cine clásico (concretamente la desatada screwball comedy que en su día ya encumbraran "Con Faldas y a lo loco", "Víctor o Victoria" o incluso "Tootsie") con "Frantz" parece ir un paso más allá si cabe, volviendo apuntar nuevamente al clasicismo, aunque en este caso desde un sofisticado, sensible y delicado registro melodramático que ante todo resulta académico. Y sí, académico. Es decir, "Frantz" sorprenderá a todo fan del cine de Ozon básicamente porque no sorprende como de él se espera, y es precisamente aquí donde yace su principal sorpresa. Estamos ante el Ozon más emotivo y contenido, lo cual no significa que el director de "En la casa" evite establecer ese juego directo con el espectador que tanto le distingue como realizador. La diferencia yace en que su nueva y deliciosa película conscientemente juega a dinamitar las expectativas de todos aquellos que estamos familiarizados con el particularísimo estilo provocativo de su cine. Una constante interpelación al espectador que resulta tan magnética como estimulante. Mención aparte merece el exquisito y refinado registro estético que "Frantz" presenta, pasando del pulcro empleo del blanco y negro al sorprendente empleo el color de la manera más inesperadamente rompedora posible. Y ahí lo dejo. Sublime. Huele a premio.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es