Crónica Venecia 2015: "Sangue del mio Sangue" Marco Bellocchio se rebela al son de Metallica

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2015: "Sangue del mio Sangue" Marco Bellocchio se rebela al son de Metallica

Marco Bellocchio ha sorprendido a propios y extraños por el carácter absolutamente libre, desenfadado y rupturista de su nueva película. Qué el Nothing Else Matters suene en boca de un Coro Iglesia es aquello que mejor resume lo que podemos esperar de la compleja, excitante y definitivamente brillante, "Sangue del mio Sangue".

¿De qué va?

Federico, un joven hombre de guerra, es seducido al igual que su hermano gemelo, por Benedetta, quien es condenada por la iglesia a ser a tapiada en el antigua prisión de Bobbio por su presunta pertenencia al mismísimo diablo. Siglos más tarde, en el mismo lugar, vuelven otro Federico, en este caso un inspector-ministerial, quien descubre que el edificio está siendo habitado de forma ilegal por un supuesto Conde que en realidad es el último vampiro.

¿Quién está detrás?

El gran Marco Bellocchio, uno de los más ilustres y radicales nombres del cine italiano contemporáneo.

¿Quién sale?

Bellocchio reúne sus actores fetiche con sus familiares: A Roberto Hertzlika ("Buenos días, noche") se le suman Alba Rohrwacher y Federica Fracassi (ambas protagonistas de "Bella Addormentata") o incluso sus hijos Elena y Alberto. La guinda la pone la debutante Lidiya Liberman.

¿Qué es?

El discurso de "Solo los amantes sobreviven" pasado por el filtro Bellocchio y trasladado al universo de Italia, con la pequeña gran diferencia que mientras Jarmusch encumbraba sus vampiros como unos seres superiores, Bellocchio utiliza el suyo para encarnar la avaricia, la maldad y la depravación que sacudía la sociedad italiana cuatro siglos atrás, y que sigue sacudiendo en el presente.  

¿Qué ofrece?

Una de las propuestas más complejas e igualmente excitantes y estimulantes de cuantas nos ha presentado hasta el momento esta nueva edición de la Mostra. Dividida claramente en dos partes, en dos momentos históricos supuestamente opuestos y desiguales (del siglo XVI pasamos a la actualidad) Marco Bellocchio expone y compara dos situaciones históricas que supuestamente deberían de ser mundos a parte, aunque lo que viene a decirnos es más bien todo lo contrario. Los males endémicos que atenazaban entonces quizás no sean mucho peores que aquellos con los que tenemos que lidiar a día de hoy, por más que sobre el papel resulten bien diferentes. De la época intolerante y arcaica en la que la iglesia era el máximo poder, aquella que atribuía los deseos sexuales a la supuesta herejía condenándola con la inquisición y en consecuencia, al encierro perpetuo o la pena de muerte, al perverso y desalmado mundo contemporáneo en el que todos nos debemos y sometemos a una despiadada tiranía política y social en la que impera la corrupción. Decidir si era peor vivir en aquel mundo o en este, queda en nuestra mano.

Un dilema que, propulsado por un cínico sentido del humor, Marco Bellocchio lo plasma permitiéndose todo tipo de licencias a nivel formal tanto como argumental y lo expone de la forma más anárquica, jocosa y críptica posible, teniendo como principal hilo conductor una mártir adelantada al tiempo que corre, un vampiro que tal y como hoy día hacen los poderes corruptos, se confina en el degradante mundo moderno en el que vive para chuparle toda su sangre (tanto en su primera parte como en la segunda, rebosa sugestivos guiños al "Drácula" de Bram Stoker) o incluso uno de los temas estrellas de Metallica que lo hace suyo. Qué el Nothing Else Matters suene en boca de un Coro de Iglesia es aquello que mejor resume lo que podemos esperar de "Sangue del mio Sangue". 

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es