Crónica Venecia 2015: "In Jackson Heights" la verdad de un país que supuestamente vende libertad

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Venecia 2015: "In Jackson Heights" la verdad de un país que supuestamente vende libertad

¿De qué va?

Jackson Heights (Queens, Nueva York) es una de las comunidades más étnica y culturalmente diversas de los Estados Unidos y el resto del mundo, donde conviven 167 idiomas entre inmigrantes de América del Sur, México, Bangladesh, Pakistán, Afganistán, India o China, entre muchos otros. Algunos son ciudadanos, otros disponen de tarjetas verdes y otros son indocumentados. Las personas que viven en Jackson Heights, en su diversidad cultural, racial y étnica, representan la nueva ola de inmigrantes a los Estados Unidos. Algunos de los problemas de asimilación en los que la película incide -de integración, de inmigración, culturales o religiosos- son aplicables a todas las grandes ciudades del mundo occidental. El tema de la película es la vida cotidiana de las personas en esta comunidad: sus empresas, sus centros comunitarios, sus religiones o sus vidas, políticas culturales y sociales, y el conflicto entre el mantenimiento de lazos con las tradiciones de los países de origen y la necesidad de aprender y adaptarse a las formas y los valores estadounidenses. 

¿Quién está detrás?

Esta es la tercera película de Frederick Wiseman ("At Berkeley") en una trilogía sobre las comunidades, siendo los otros "Aspen" y "Belfast, Maine".

¿Qué es?

La verdad de un país que supuestamente vende libertad.

¿Qué ofrece?

Obra épica, obra vital, obra imprescindible, como prácticamente la totalidad del resto de la excelsa filmografía de Wiseman, "In Jackson Heights" nos muestra los principales aspectos y condicionantes de la vida en el barrio más multicultural del mundo entero. Y lo hace incidiendo principalmente en su lucha por mantener la diversidad social, económica y racial de una comunidad 'en peligro de extinción'. Un vecindario que trata de hacer frente a los implacables intereses de las autoridades ciudadanas, gubernamentales o empresariales, que es retratado por Wiseman con ojo certero, sin incidir su cámara en ningún momento en el devenir de la acción. 

Presentando como principal novedad formal una tratamiento de imagen que luce una saturada paleta de colores, muy en concordancia al diverso colorido que aporta a Jackson Heights su variedad étnica, el nuevo documental del director de "At Berkeley" nos muestra como el barrio lidia con la descarnada absorción de los pequeños comercios a manos de las grandes corporaciones, como su amplia comunidad LGBT o Latina lucha contra la discriminación (incluyendo la policial) o como los organismos educativos trabajan para evitar la fuga de cerebros hacia las escuelas privadas debido a las malas condiciones en la que se encuentran sus escuelas públicas, entre otras muchas acciones, mostrando así un barrio auténtico y carismático en todas sus vertientes, que pasa a la solidaridad y acción con abrumadora capacidad de movilización. Un vecindario que ante todo profesa un amor incondicional hacia su comunidad, que a falta de la protección del gobierno, se gobiernan y movilizan ellos mismos, y que finalmente acaba por revelarnos que el verdadero problema con el que lidian es, discriminaciones concretas y señaladas aparte, la desoladora falta de sensibilidad humana que padecen en su globalidad. En definitiva, la verdad de un país que supuestamente vende la total libertad, un discurso extrapolable a todo Estados Unidos con total integridad. Como no podía ser de otra forma, una nueva clase magistral. Imperdible.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es