Crónica Venecia 2015: "Equals" amores en la tercera fase

Autor: Joan Sala

Crónica Venecia 2015: "Equals" amores en la tercera fase

Siguiendo la línea de de romances distópicos como "Perfect Sense", "I Origins" o "Nunca me abandones", a camino entre el sello Sundance y Sitges, la nueva y esperada película del director de la genial "Como Locos", Drake Doremus, se ha presentado a competición en esta Mostra entre luces y sombras. "Equals" parte de "Romeo y Julieta", libremente se inspira en "1984", para plasmar una obra que se siente tan formalmente potente como argumentalmente endeble.

¿De qué va?

"Equals" narra una historia de amor ubicada en un hipotético futuro en el que se han eliminado las emociones de los individuos. Hombres y mujeres que conviven pacíficamente, sin grandes altibajos, hasta que aparece un virus llamado S.O.S (Switch On Syndrome) que les hace volver a sentir.

¿Quién está detrás?

Fue, sin duda, la gran sensación del Festival de Sundance 2011, tras pagar Paramount la nada desdeñable cifra de 4 millones de dólares por ella. "Cómo Locos" causó auténtico furor alzándose con el Gran Premio del Jurado y obteniendo, además, un Premio Especial para su actriz protagonista, Felicity Jones. Con su cuarta película, Drake Doremus se asentaba como uno de los principales valores en alza del cine indie americano.

¿Quién sale?

Protagonizada sin grandes alardes por Kristen Stewart y Nicholas Hoult, secundada por Guy Pearce (quien repite tras protagonizar "Breath In") y la siempre agradecida aparición de Jackie Weaver.

¿Qué es?

Un "Perfect Sense" (pero a la inversa) que sigue la línea de romances distópicos como "Nunca me abandones" o "I Origins"

¿Qué ofrece?

Si "Como Locos" nos contaba la historia de amor imposible entre una pareja que afrontaba el reto de una relación a distancia después de que ella tuviera que abandonar el país por su estatus migratorio, Drake Doremus vuelve a incidir en ese romance extremo, aunque en este caso desde la perspectiva futurista y distópica. Con un empaque formal poderoso y envolvente en el que destaca su cuidada puesta en escena, su pomposa fotografía y su atronadora (aunque a ratos excesiva) banda sonora, "Equals" sin embargo, se desinfla desde su perspectiva argumental. La historia de amor se siente tan frágil como anodina, los giros de trama se presumen mucho más de lo que sorprenden, y peca además de incidir en planos detalle que se sienten tan trillados como esperados. Es como si cruzáramos "Romeo y Julieta" con "1984" pero en ella no encontráramos señal alguna de su característica profundidad existencial. Es decir, tan disfrutable como definitivamente olvidable.   

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es