Crónica Sitges 2020: “Surge” fe en el caos 

Autor: Manel Domínguez Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2020: “Surge” fe en el caos 

Filmin lleva a la sección Noves Visions del Festival de Cinema Fantàstic de Sitges una de las grandes sensaciones de esta particular temporada festivalera, “Surge”. Presentada con éxito en Sundance y Berlín, esta inquietante ópera prima del realizador televisivo Aneil Karia brilla gracias a un entregado Ben Whishaw.

¿De qué va?

El callado y tímido Joseph vive de forma modesta en Londres, alternando entre su solitario apartamento y el aeropuerto en el que trabaja como miembro de seguridad. Su cumpleaños pasa sin que ninguno de sus compañeros lo sepa, y tan solo se celebra en casa de sus irritables padres. Algo parece estar cambiando bajo la pacífica apariencia de Joseph. Tras una serie de extraños incidentes, decide dejar atrás sus buenos modales para protagonizar una increíble y frenética aventura por las calles de la ciudad.

¿Quién está detrás?

Aneil Karia, prolífico artífice de hits catódicos tan queridos por esta casa como “Pure”, firma este poderoso debut.

¿Quién sale?

Un inspirado Ben Whishaw marca el ritmo gracias a su feroz e incendiaria actuación.

¿Qué es?

El "Joker" que rodarían los hermanos Safdie o la Andrea Arnold de “Red Road”.

¿Qué ofrece?

Vivimos tiempos en los que la fragilidad y crispación son cada vez más palpables en cada uno de nosotros. Por ende, no es casualidad que la ficción más transgresora -y principalmente joven- haya encontrado fieles confidentes en arquetipos psicopáticos cuya estabilidad mental se encuentra al borde del colapso. Es el caso de “Joker”, por supuesto, pero también de retratos beligerantes de identidades en crisis como “Sinónimos”, “Glass” o “Diamantes en Bruto”.  Una serie de personajes que, como Joseph, el taciturno protagonista de “Surge”, son llamados a convertirse en espejos de la actualidad. Más allá del retrato meramente humano, cada vez menos habitual en el prisma del cine contemporáneo -donde priman los personajes arrastrados por el ambiente-, “Surge” viaja comprometida y ligada a la deriva caótica y violenta de Joseph, un factor decisivo que a priori podría resultar algo conflictivo. ¿Es la lógica profundamente desequilibrada de personas como Joseph la que nos puede servir de muleta para comprender este mundo fatídico y cruel? El planteamiento moral de la apabullante ópera prima de Karia sacude al espectador con esta escalofriante tesis.

Desde movimientos de cámara espasmódicos -entroncando así con el cine epidérmico de Andrea Arnold- que tratan de captar hasta el último matiz de un Ben Whishaw en estado de gracia, Aneil Karia traza su particular visión del ángel caído. Una fresca e inventiva epopeya noctámbula que se mide tanto con el Scorsese de “Jo, qué Noche” y “Al Límite” como con el histórico videoclip de The Prodigy, “Smack my Bitch Up”, de Jonas Akerlund. Imprescindible estampa de una psicología fracturada y sumida en el caos del mundo moderno. 



Publica un comentario

1 comentario