Crónica Sitges 2020: "No Matarás" jo, que noche

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2020: "No Matarás" jo, que noche

Resulta cuanto menos, sorprendente que una propuesta nacional de la solvencia y riesgo de "No Matarás" no sea presentada dentro del marco de Sección Oficial de esta 53 edición del Festival de Sitges y en cambio, sí lo haga como Proyección Especial. Más allá de disfrutar de slot de prime time en el festival (es proyectada en el Auditorio y en pleno fin de semana de puente) la nueva película de David Victori tranquilamente podría haberle supuesto el Premio a Mejor Actor a su protagonista, Mario Casas. Imagínense que Gaspar Noé dirigiera un menage a trois entre "Stockholm", "Victoria" y "Jo, que noche". Pues eso. 

¿De qué va?

Dani no vive para sí mismo, sino para cuidar de su padre enfermo. Cuando este fallece, Dani no solo compra un billete para dar la vuelta al mundo, sino que antes se deja llevar por Mila, en una noche que, de tan oscura, puede dejarle sin viaje.

¿Quién está detrás?

Qué Ridley Scott y Michael Fassbender se lancen a producir un cortometraje de un emergente cieneasta español con apenas un largo a sus espaldas no es algo que suceda habitualmente. Fue el caso del catalán David Victori y su cortometraje "Zero" (2015), el cual rodó tras debutar en el largo dos años antes con "Hijo de Caín" (2013) de la mano de José Coronado. Luego llegaría "El Pacto" (2018) con Belén Rueda a la cabeza y ahora es turno de Mario Casas con "No Matarás" (2020). No cabe duda que ha empezado fuerte.

¿Quién sale?

Mario Casas con el agua hasta el cuello. Poderosa interpretación la suya en la piel de un joven noble y honesto a mas no poder que se ve inmerso en una frenética espiral de sexo, droga y violencia.

¿Qué es?

Algo así como si Gaspar Noé dirigiera un menage a trois entre "Stockholm""Victoria" y "Jo, que noche".

¿Qué ofrece?

"No Matarás" bien podríamos presentarla como un ejercicio de realización kamikaze con claros ecos del cine de Gaspar Noé, un febril tour de force a nivel directorial, tanto como interpretativo, que triunfa en su compleja propuesta formal a través de un implacable descenso a los infiernos. Con todo ello, la nueva película de David Victori se rebela en un contundente estamento de ambición, valentía y riesgo que pasa de la tranquilidad de una canción de amor al desasosiego más absoluto, resumiendo así la noche en la que un personaje rebosante de bondad y carente de malicia alguna se ve arrastrado dentro de una espiral de violencia y extraños acontecimientos que le empujan a tomar decisiones extremas y del todo irreversibles. Parámetros que pueden resultar reconocibles dentro del panorama de cine internacional (no hay más que fijarse en sus claros referentes) pero no así en el nacional. Es por ello que no cabe más que celebrar que un joven cineasta catalán logre situar al público en el centro de una asfixiante acción rodada con asombroso pulso y constante tensión. Un ejercicio de cámara que triunfa en el difícil cometido que supone traducir la profunda angustia de su personaje principal en un ansia feroz en el espectador. En efecto, hablamos de uno de esos thrillers abruptos y viscerales que te agarran por el cogote y no te sueltan a lo largo de todo su metraje. Y desde luego que el hecho de que esté rodado en casa es digno de celebrar. "No Matarás" nos abre nuevos y esperanzadores caminos hacia los que el cine de género nacional se debería proyectar.



Publica un comentario

Sin comentarios