Crónica Sitges 2019: "Zombi Child" confesiones en el iternado

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2019: "Zombi Child" confesiones en el iternado

Uno bien podría pensar que en el pasado Festival de Cannes parecíamos mas bien estar en el Festival de Sitges. De hecho, si de momento por algo se caracterizó su última edición fue precisamente por el cine de zombies, por los cuerpos despojados de esencia y alma que capitalizan las propuestas mas intensas e interesantes que pudimos descubrir y dfisfrutar. De los ultracuerpos de Jessica Hausner a los zombies de Jim Jarmusch y Mati Diop...y por supuesto, de Bertrand Bonello. Un subgénero arraigado más que nunca a la denuncia histórica y social que el controvertido realizador francés también lo hace suyo en "Zombi Child", una propuesta del todo sugerente y potente que viene a confirmarnos la incontestable capacidad que el responsable de "L'Apollonide" tiene para rodar a mujeres encerradas entre cuatro paredes. Nunca mejor dicho, zombie walk.

¿De qué va?

Haití, 1962. Un hombre vuelve de entre los muertos para trabajar en las infernales plantaciones de azúcar. 55 años después, una joven haitiana que estudia en un privilegiado internado femenino en el que todas sus estudiantes son hijas de grandes personalidades de la política francesa y que atesoran el reconocimiento de la Legión de Honor como su secreto familiar, sin saber que esto llevará a uno de ellos a cometer una tremenda temeridad.

¿Quién está detrás?

Despertando aún de ese embriagador letargo opiáceo provocado por la extraordinaria "L'Apollonide" (2011), era imaginar el "Saint Laurent" (2014) de Bertrand Bonello y atisbar un biopic de esencia iconoclasta y transgresora. Pero no, no fue el caso, no. Aún y así, a pesar de encontrarnos ante la versión más comedida del carismático realizador francés, ante una mirada que se antojaba menos radical y más sofisticada, lo que su particular acercamiento hacia la figura del modista francés nos ofreció fue un biopic rebosante de clase y elegancia. Y es que más allá de que su trabajo se asocie a menudo al New French Extremity, es decir, cine extremo no recomendable para todos los públicos, Bonello demostró atesorar cualidad innata para gestar un cine más accesible aunque no por ello, menos distinguible o personal. No creíamos que fuera sin embargo, el caso de su nuevo proyecto, con el que atisbaba seguir su versión más radical, tal y como sucedió con su anterior "Nocturama (2016)", suerte de "Elephant" trasladado a la Europa de hoy que fue estrenado envuelto de una gran polémica por su provocativa y dolorosa visión sobre los atentados terroristas perpetrados por jóvenes adolescentes.

¿Quién sale?

Louise Labeque en su segunda incursión como actriz y la debutante Wislanda Louimat comandan un joven reparto que nos ofrece unas excelentes interpretaciones y que completan Adile David, Ninon Francois, Mathilde Riu, Bijou Mackenson y Katiana Milfort.


¿Qué es?

"Picninc en Hanging Rock" + "Yo anduve con un zombi"

¿Qué ofrece?

Si en la anterior y polémica "Nocturama" su explosiva crítica social y política venía protagonizada por una juventud sobreinformada, una juventud supuestamente culturizada que, a pesar de presentarse en un principio como madura y concienciada, uno finalmente se daba cuenta de que no eran más que maniquíes damnificados y acuciados por una vulnerabilidad extrema, merced de los opresivos mecanismos policiales y políticos instaurados por el propio país al que se debían (es decir, una juventud abandonada a su suerte por los estamentos gubernamentales de una Francia que lejos de protegerlos, los anula y sobreexpone), "Zombi Child" vuelve a incurrir en una nueva y supurante denuncia política y, en este caso, ante todo histórica. Sumergiéndose nuevamente en un cosmos juvenil que, en este caso, es del todo elitista y privilegiado y vive prácticamente encapsulado y aislado. Y lo hace acercando y confrontando dos mundos geográficamente distanciados pero sociopolíticamente sometidos y ligados; que atañen al pasado y al presente; al mundo precario con el pudiente y acomodado; al mundo real con el sobrenatural y, en definitiva, al reconocimiento de los efectos del colonialismo en nuestra realidad occidental. Todo ello ejemplificado e ilustrado en los lazos que unen un país como Francia con su colonizada Haití. Como quién diría, de la colonización francesa a la esclavitud económica de la deuda. La sanción que Francia impuso a Haití cuando esta se ganó su independencia, bien podría estar en el trasfondo de esta suerte de parábola fantástica a través de la cual Bertrand Bonello tiene su particular forma de reivindicar y exigir que la deuda sea definitivamente restituida y devuelta. No tanto a nivel económico, que también, si no a nivel moral, ético y, ante todo, político y humano.  En este sentido, "Zombi Child" es una teen-movie semi-etnográfica que, más allá de zombis o de sororidad, de lo que ante todo nos habla es de una alarmante negación de la memoria histórica que conlleva la ocultación de nuestra verdadera realidad social. Una obra formalmente hechizante y poderosa en la que el terror que constantemente la sobrevuela acaba por entonar el "you'll never walk alone". En efecto, miedo que da, y que siempre nos acompañará.



Publica un comentario

Sin valoraciones