Crónica Sitges 2019: "Paradise Hills" muchachas de uniforme

Autor: Elodie Mellado Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2019: "Paradise Hills" muchachas de uniforme

Tras estrenar su aclamado cortometraje "Disco Inferno", Alice Waddington vuelve a Sitges con su primera película, “Paradise Hills”, una carta de amor al universo fantástico más teen  cuyo guión viene firmado por el mismísimo Nacho Vigalondo y arropado por la prestigiosa productora española Nostromo Films. Uno de nuestros debuts más internacionales que se estrenó con elogios en el Festival de Sundance y que será estrenada este mismo viernes, 11 de octubre, por nuestros compañeros de Alfa Pictures.

¿De qué va? 

Uma se despierta en una isla llamada Paradise, donde se encuentra un centro de rehabilitación, spa, resort y... algo más siniestro que todo esto. La Duquesa es quien dirige el centro, destinado a mujeres de clase alta como Uma, que pronto descubrirá que el lugar está lejos de ser paradisíaco.

¿Quién está detrás? 

La jovencísima Alice Waddington da continuación al éxito de su aclamado corto, “Disco Inferno”, con la bella “Paradise Hills”, una película donde presume de poderío y gusto visual acompañada de dos excelentes padrinos, como son Nacho Vigalondo al guión para adaptar una idea original de la misma directora y la productora española Nostromo Pictures, detrás de películas y series como “Buried” o “Penny Dreadful”

¿Quién sale? 

Para los más puestos en la ficción seriéfila, o más bien en el universo Ryan Murphy, Emma Roberts ya no es ninguna desconocida, y es que con los años se ha convertido en su actriz fetiche cada vez que tiene que convocar a un personaje de lo más bitchy. En “Paradise Hills” deja a un lado la acidez para impersonar a la dulce y rebelde Uma, acompañada esta vez de un reparto de estrellas emergentes como Awkwafina, a quien también vimos en “Ocean’s Eight” o el fenómeno norteamericano “Crazy Rich Asians” o Danielle Macdonald, una de las protagonistas de “Patty Cakes”. El toque más veterano lo aporta Milla Jovovich como la institutriz de la isla Paradise, que en todas sus apariciones consigue deslumbrar gracias al cuidadisimo diseño de vestuario.

¿Qué es? 

Fantasía teen en clave femenina que nos lleva a las distopías de “Los Juegos del Hambre”, a los vestidos de “Picnic en Hanging Rock” y a la complicidad y desbordante imaginario de “Criaturas Celestiales”

¿Qué ofrece? 

Alice Waddington fue plenamente sincera cuando presentó “Paradise Hills” en el Festival de Sitges al confesar que la suya bien podría ser la película que le habría gustado ver a su yo adolescente. Es decir, fantasía teen con todos los puntos sobre las íes, a mucha honra y sin vergüenza alguna. Un género comúnmente denostado, habitualmente tildado de infantil e inocente, pero que sin duda alguna supone un refugio para todo ese magma juvenil femenino al que su debut en el cine va claramente dirigida. Y es que la ficción se ha dedicado a bombardearnos con héroes masculinos destinados a salvar el mundo, pero en pocas ocasiones hemos podido encontrar en este tipo de propuestas un grupo de amigas que, lejos de enemistarse entre ellas, abrazan la más pura sororidad para construir un universo propio en el que habitar sintiéndose aceptadas, seguras y queridas. De hecho, es fácil imaginar a la joven Waddington trasladando sus fantasías adolescentes en este accesible guión que no pretende engañar a nadie y sabe en todo momento a quién se dirige. Es desde sus primeros compases que "Paradise Hills" demuestra tener muy claras sus intenciones, desde el momento que nos presenta una distopía que no requiere de esfuerzo alguno para ser descodificada. A saber, un mundo donde dos clases sociales bien diferenciadas conviven: los Upper y los Lower. A partir de aquí, el universo en el que nos adentramos recorre una trama rebosante de lugares comunes culturalmente hablando, tremendamente icónicos y populares y que prioriza su cuidado diseño de producción y las dinámicas que se establecen entre sus protagonistas a la mera peripecia y el artificio narrativo. Alice Waddington ni quiere inventar la rueda ni lo pretende, y nos ofrece con “Paradise Hills” la posibilidad de volver a revivir nuestra adolescencia a quienes ya somos adultos millennials, de la misma forma que abre puertas a aquellas niñas adolescentes deseosas de encontrar nuevos referentes. En otras palabras, una producción para nada habitual en el cine español, en la que verse reflejadas y proyectadas hacia un mundo fantástico en el que puedan sentirse como en casa. Nunca mejor dicho, bienvenidas al Paraíso.

Publica un comentario

Sin valoraciones