Crónica Sitges 2019: "Nina Wu" Irma Vep bajo la influencia de Harvey Weinstein

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2019: "Nina Wu" Irma Vep bajo la influencia de Harvey Weinstein

El realizador birmano Midi Z compite en Nuevas Visiones del presente Festival de Sitges con "Nina Wu" tras ser mundialmente estrenada en Un Certain Regard durante el pasado Festival de Cannes. Y lo hace con un arriesgado artificio metacinematográfico en el que los ecos de "Irma Vep" tanto como de "Millenium Mambo" son perversamente atenazados por la sombra de Harvey Weinstein.

¿De qué va?

Tras ocho años malviviendo a base de pequeños papeles, Nina Wu ha conseguido el rol principal en un thriller de espías situado en los años sesenta y que incluye escenas de sexo explícito. Bajo una presión extrema por parte del director, Nina comienza a quebrarse. Para colmo, no deja de imaginar que una misteriosa mujer la persigue, desencadenando una paranoia que luce en la pantalla de forma extremadamente estilizada y elegante.

¿Quién está detrás?

Nació en Birmania y se crió en Taiwan. Más allá de tener nombre de DJ, la obra de Midi Z enseguida llamó la atención internacional e incluye títulos como "The Road to Mandalay" (estrenada y premiada en el Festival de Venecia 2016) o "14 Apples" (estrenada en el ,arco de Forum de la Berlinale 2018).

¿Qué es?

"Irma Vep" bajo la influencia de Harvey Weinstein y con ecos de "Millenium Mambo"

¿Qué ofrece?

"Nina Wu" nos relata la hisotria de una joven cam-girl aspirante a actriz a quien le llega la oportunidad de su vida cuando es contratada para interpretar a una heroína de los años 70 en una película de espionaje. A partir de este momento, llega la alienación y el sometimiento al verse obligada a enfrentarse a complejas decisiones relacionadas con su sexualidad, que le recuerdan una y otra vez de dónde procede . La nueva película de Midi Z es una de esas propuestas de cuyo erratismo surge el verdadero prodigio. Una mirada valiente y arriesgada que en todo momento te propone algo, ya sea desde el juego metacinematográfico, desde el choque entre realidad e imaginación, desde el juego entre espejos y reflejos, desde el homenaje a la propia esencia ensoñadora del cine así como desde la lacerante crítica a una industria del todo machista y cosificada en el que la mujer es tratada como mero objeto de regodeo a merced del poder del hombre. Cierto es que la confusión se apodera de muchas de las secuencias convirtiendo el estímulo en frustración. Aun y así, son otros muchos los momentos en los que Midi Z logra una estimulante armonía entre su estilizada propuesta formal (que tiene en "Irma Vep" su claro foco de inspiración) y su truculento trasfondo, prácticamente pesadillesco. La pulcritud, el vaciado y el minimalismo donde el blanco hace las veces del negro. La lujuria que lleva al horror. El artificio que erosiona todo posible humanismo.



Publica un comentario

Sin valoraciones