Crónica Sitges 2019: "El faro" leyendas marinas

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2019: "El faro" leyendas marinas

A la espera de rodar el remake de "Nosferatu", con la mira puesta en 2020, el responsable de "La Bruja" Robert Eggers ha decidido 'hacer tiempo' rodando "El Faro", una nueva historia de terror fantástica ambientada en el mundo de los viejos mitos marinos que ha sido filmada en blanco y negro, cuatro tercios, 35 milímetros y que además de funcionar como aterrador homenaje al cine mudo del expresionismo, está protagonizada por Robert Pattinson y Willem Dafoe. Como para no reventar platea cómo bien lo ha hecho en el presente Festival de Sitges. 

¿De qué va?

Un envejecido farero y su nuevo aprendiz son enviados a una isla misteriosa y remota de Nueva Inglaterra allá por 1890. 

¿Quién está detrás?

Una estremecedora fábula folk, un survival gótico de espectro familiar, así como un drama doméstico anclado en una época en la que la creencia religiosa y sobrenatural iban de la mano de una mentalidad retrógrada y puritana, dio pie a una muestra de terror tan delicada y matizada en su planteamiento, como portentosa y contundente en su ejecución. Todo un fenómeno del género rey que demostró profesar un amor incondicional hacia el cine clásico de terror y hacia los hermanos Grimm. Así se nos presentó la extraordinaria y escalofriante "La Bruja", cuyo director debutante (Robert Eggers) y distribuidora (A24) vuelven a unir fuerzas para "The Lighthouse"

¿Quién sale?

Tremendo duelo interpretativo el que nos brindan Willem Dafoe en la piel de un viejo marinero decrépito, corroído y tullido que ataviado con esa característica pipa y gorro nos brinda una de las interpretaciones más memorables de su aclamada y prolífica carrera, y de un excelente Robert Pattinson en la piel del frágil y explotado súbdito que, a medida que va transcurriendo el metraje, resulta ser menos vulnerable. Tanto uno como el otro tienen su momento de gloria en dos monólogos simple y llanamente antológicos.


¿Qué es?

Uno de los principales fenómenos del próximo Festival de Sitges. El hype se le queda corto. 

¿Qué ofrece?

Primero, y ante todo, la prueba definitiva de que en Robert Eggers tenemos uno de los grandes maestros del terror del momento. Un auténtico visionario y orfebre del género gótico que con "The Lighthouse" ha vuelto a demostrar que el primer paso para ser genio, además de artista, es tener los orígenes de aquello que creas profundamente estudiados e interiorizados. Y es que si nos atenemos exclusivamente a su guión, la historia de "The Lighthouse" como que ya nos la conocemos. Dos fareros abandonados a su suerte en lo que bien podría ser los confines del mundo que entran en una fase de enajenación alucinatoria. Así sería si no fuera porque el relato viene ensamblado por un dispositivo formal y una dirección de actores tan bárbara como sobresaliente que ante todo evoca el cine expresionista alemán entre sus múltiples referentes, en el que cada una de sus secuencias y planos minuciosamente trabajados y artesanalmente elaborados resultan en sí un cuadro. Atención especial merece el hecho de la capacidad que "The Lighthouse" atesora para homenajear el cine silente haciendo en todo momento empleo de un trabajo de sonido permanentemente turbador y agresivo que adquiere un especial protagonismo en todas y cada una de las secuencias. De Fritz Lang a F.W. Murnau pasando incluso por Melville o Jean Vigo, la mitología marina adquiere de la mano de Robert Eggers su máxima expresión pesadillesca. Obra impactante, artísticamente sublime y rebosante de secuencias memorables que es, desde ya, una de las grandes protagonistas por la que recordaremos el presente Festival de Sitges.




Publica un comentario

Sin valoraciones