Crónica Sitges 2018: "Elizabeth Harvest" feminismo ex-machina

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2018: "Elizabeth Harvest" feminismo ex-machina

El mito de "Barba Azul" pasado por el filtro de "Ex-Machina". Así podríamos presentar, de buenas a primeras, una de las propuestas más interesantes que nos ha brindado la Sección Oficial en este comienzo de festival. El realizador venezolano residente en Estados Unidos Sebastián Gutiérrez presenta en Sitges "Elizabeth Harvest".

¿De qué a?

Elizabeth y Henry se acaban de casar. Ella es joven y bella, y él es un científico brillante. Los dos se trasladan a la elegante mansión de él, donde todo es impecable. Sin embargo, Elizabeth sospecha que algo va mal, sobre todo cuando Henry le explica que todo lo que hay en la casa es para ella… todo menos una habitación que permanece cerrada. Cuando Elizabeth se adentre en el lugar prohibido, descubrirá algo crucial sobre si misma.

¿Quién está detrás?

Guionista y director venezolano, la filmografía de Sebastián Gutiérrez incluye dos títulos  de Filmin como es el caso de "Elektra Luxx" (2010) y "Problemas de Mujeres" (2009). Su filmografía también incluye títulos como "El beso de Judas" (1998), "Rise: Cazadora de sangre" (2008) y la película realizada directamente para internet "Girl Walks Into A Bar". No obstante, a Gutierrez lo conocemos mejor por su labor como guionista, ya que es el responsable de películas como "Gothika", "Serpientes en el Avión" o el remake de "The Eye".

¿Quién sale?

Secundaria de lujo en títulos de primer orden como es el caso de "The Neon Demon" y "Mad Max: Fury Road", "Elizbeth "Harvest" supone el primer papel protagonista de la joven Abbey Lee, quien ofrece una impecable caracterización que directamente nos lleva a la de Alicia Vikander en "Ex-Machina", aunque en este caso desde un perfil mucho más persuasivo y seductor que frío y hermético. Le acompañan la siempre imponente presencia de Ciaran Hinds así como la aportación de Carla Gugino (con quien Gutierrez vuelve a trabajar tras protagonizar su anterior "Elektra Lux") y el habitual de Lone Scherfig, Matthew Beard, completan el cuarteto protagonista.

¿Qué es?

"Ex Machina" + "Barba Azul" + "Durmiendo con su enemigo"+ "Atrapado en el Tiempo"

¿Qué ofrece?

Viejo conocido de Filmin, el cine del realizador venezolano Sebastián Gutiérrez principalmente se ha caracterizado por su fuerte arraigo al universo femenino, siempre desde un tratamiento cómico más bien liviano, tremendamente desenfadado y provocativo, aunque no por ello menos relevante y crítico en lo que a la batalla de sexos, siempre presente en su obra, se refiere. Es el caso de "Elektra Luxx" (2010), película protagonizada por una ilustre diosa del cine porno que se ve inmersa en una profunda una crisis existencial, o también el de "Problemas de Mujeres" (2009), una comedia caleidoscópica que nuevamente incluye una estrella del porno (en este caso embarazada), a la que se le suman un par de prostitutas, una psiquiatra despreciable, una adolescente gótica y una asistente de vuelo enamorada de un famoso pasajero. 

Pues bien, a este estrambótico amalgama de carácteres femeninos se suma ahora el de Elizabeth, un personaje que no parece del todo humano pese a que acumula gran parte de los principales rasgos que han permitido y normalizado el sometimiento femenino hacia el masculino en el sistema del heteropatriarcado. Es decir, la mujer como florero y objeto, como figura materialista confinada a la vida hogareña mientras es el hombre quien le provee de sus principales necesidades: seguridad económica y confort de vida en su día a día. Rasgos, más bien estigmas, que precisamente "Elizabeth Harvest" fulmina y volatiliza a través de un satírico thriller de alta tecnología, una película visualmente brillante y muy elegante, argumentalmente tensa e imprevisible, que va más allá del tópico tema que trata en el momento que incurre en los grandes temas que han marcado en gran parte la evolución del género de la ciencia-ficción, como lo es su incursión en el tratamiento cíclico del tiempo o su propia interpretación de la filosofía determinista. Tan solo un tercer acto excesivamente explicativo, a través del cual Gutiérrez atisba cierta inseguridad en cuanto a que su mensaje y sus misterios hayan quedado claramente revelados, lastran en cierta forma el resultado final de esta atractivo y magnético cruce entre "Ex Machina" y el mito de Barba Azul.




Publica un comentario

Sin valoraciones