Crónica Sitges 2017: "Tehran Taboo" sin city

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2017: "Tehran Taboo" sin city

La negación a verse sometido bajo el manto de las intolerantes y extremas leyes fundamentalistas que imperan en su originaria Irán, es lo que ha llevado al debutante Ali Soozandeh a emplear de la forma más aguda y oportuna posible su doble nacionalidad. Rodada enteramente en un estudio de Vienna con actores reales y partiendo de un empleo elaborado y detallado de la técnica rotoscópica (lo cual libera a los intérpretes de posibles reprimendas y acusaciones) la película animada "Tehran Taboo" se ha convertido por derecho propio en el primer gran fenómeno de la Semana de la Crítica. Y es que su título, habla por si solo.

¿De qué va?

Una mujer soltera vive con su hijo mudo de cinco años en una zona de rascacielos en plena metrópolis. Para pagar su alquiler y el divorcio de su marido encarcelado, la mujer trabaja como prostituta pero hace creer a los demás que es enfermera en turno de noche. Comparte su secreto con su vecina embarazada, un ama de casa aburrida que cuida a su hijo pero también espera encontrar una vía de escape a su rutina. Y entre medias, un joven estudiante de música que vive en el mismo barrio se mete en problemas tras pasar la noche con una chica virgen de 18 años.

¿Quién está detrás?

"Tehran Taboo" supone el ambicioso debut en el largometraje del cineasta germano-iraní Ali Soozandeh. CGI, con sede en Colonia, y el estudio de animación Pixeltruck, han desarrollado nuevas técnicas de animación para la cinta con el fin de combinar actores reales y animados con animación 3D y dibujos hechos a mano. Definitivamente, hay vida más allá de Pixar.

¿Quién sale?

 Personajes animados bajo la técnica rotoscópica que observan de cerca el otro lado de la cortina moral de la teocracia iraní.  

¿Qué es?

Es tanto el "Sin City" persa, así como la versión animada de "Tales".

¿Qué ofrece?

Lo nunca visto en una producción iraní. De hecho, sigue sin verse, y es que por más que estemos ante una obra que nos habla de Irán, Austria es su nacionalidad. Es la hábil estrategia que ha permitido al cineasta germano-iraní Ali Soozandeh para sortear la censura y destapar todos aquellos supuestos tabús que su originario país prohíbe mostrar y escenificar. "Tehrán Taboo" se nos presenta como un retrato caleidoscópico de la lucha que llevan a cabo tres mujeres por salir adelante en un país marcado por el fundamentalismo y la opresión. Tres mujeres atrapadas por una sociedad cuyo autocratismo no solo atenta directamente contra sus derechos primordiales, sino que neutraliza toda posibilidad de proyectarse y emanciparse como seres humanos, más allá de su condición de mujeres. Bajo esta loable premisa y tal y como su título bien indica, "Tehran Taboo" nos muestra y cuenta todo aquello que una película iraní no debería. Hay desnudos, también felaciones y ante todo, un vocablo tan viperino como descarado tratándose del contexto sobre el que levita. Pero más allá de su osado y heroico carácter de denuncia, estamos ante un obra formalmente portentosa que de forma asombrosa combina algunos de los dispositivos estilísticos más innovadores de la animación y las novelas gráficas. También ante una compleja estructura de guión que sin embargo, no presenta arista alguna, que no contento con sorprender a base de giros excepcionalmente construidos, atesora una capacidad innata para cruzar y unir los destinos de sus personajes desde una irreprochable verosimilitud. Joya.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es