Crónica Sitges 2017: "Revenge" hacerse la rubia

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2017: "Revenge" hacerse la rubia

Cazador cazado. Tras arrollar a su paso por el Midnight Madness del Festival de Toronto, la ópera prima de la directora francesa Coralie Fargeat, prometía hacer lo propio en Sección Oficial a Concurso del Festival de Sitges. "Revenge" se presenta como un juego de caza convertido en una venganza implacable. Su punto de partida, hacerse la rubia.

¿De qué va?

Tres hombres casados ricos se reúnen anualmente para irse de caza. Pero esta vez, uno de ellos viene acompañado de su amante, una joven que despierta rápidamente el interés de los otros dos. Las cosas se complican dramáticamente para ella... Dejada por muerta en medio de la nada, la chica vuelve a la vida, y el juego de caza se convierte en una venganza implacable.

¿Quién está detrás?

Coralie Fargeat estudió guion en la prestigiosa escuela de cine La Fémis. Autora de los cortometrajes Le télégramme (03) y Reality+ (14), debuta en el largo con "Revenge", película que ella misma también escribe. 

¿Quién sale?

"Revenge" nos descubre a la emergente Matilda Lutz. Vista su garra y carisma, no le perderemos la vista.

¿Qué es?

"I Spit on your grave" + "Lolita". También una lucha de sexos que toma forma del Coyote y Correcaminos.

¿Qué ofrece?

"Cuando te reúnes con hombres y te haces la rubia, consigues muchísimo más". Es la frase con la cual, cierta política cuyo nombre prefiero no recordar, dejó atónitos a propios y extraños allá por el pasado mes de marzo. Afirmación a la que sobra añadir comentario o reflexión alguna más allá de la lección con la que le responde "Revenge", donde una de esas rubias que supuestamente se pone tacones y se hace la tonta bien podría ser su protagonista. 

Hablamos de un thriller claramente marcado por el pulp que es también un juego de caza convertido en una implacable venganza. Y es, ante todo, una reivindicación feminista tan poderosa como genuina que tiene en el rape and revenge el principal motor sobre el que se propulsa. El gato convertido en ratón, el coyote en correcaminos, los perpetradores asediados y perseguidos por una mujer de armas tomar que empieza a lo "Lolita" y acaba como Furiosa. En "Revenge" se da la vuelta a la tortilla y es el cuerpo del hombre el que se somete al de la mujer. Pero más allá de su fulgurante empaque formal, a través del cual sabe sacar color y contraste de la desértica aridez que transita (en este sentido su trabajo fotográfico y dirección artística también presenta claros ecos de "Mad Max: Fury Road") si hay una virtud que destaca sobre las demás en la ópera prima de Coralie Fargeat, esa es la capacidad que demuestra atesorar para tratar un tema de lo más escabroso obviando toda posible verosimilitud, toda posible trascendentalidad y sin embargo, salir indemne del temerario reto que afronta. Sus estallidos de violencia y el estiloso registro con el que incurre en el gore ponen la guinda. Un divertimento de lo más colorido y polvoriento.  Que vivan las rubias.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es