Crónica Sitges 2017: "Mayhem" very bad works

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2017: "Mayhem" very bad works

"No tenemos trabajo, el trabajo nos tiene". Éste vendría ser el instigador leit-motiv que abre la caja de los truenos en la gamberra y liberadora "Mayhem". La nueva película de John Lynch es la gran bacanal de la estructura piramidal, un desbocado thriller gonzo, suerte de violenta y desmadrada sátira corporativa a camino entre "The Raid" y "Trabajo Basura". En definitiva, no precisamente un día más en la oficina.

¿De qué va?

Un virus que impide controlar los impulsos es detectado en un bufete de abogados que acaba de librar de un cargo de asesinato a un infectado. Con el edificio en cuarentena, se desata un verdadero infierno en el interior. Mientras, un empleado que acaba de ser despedido y una clienta furiosa deberán luchar para llegar a la planta de ejecutivos, en un desesperado ascenso a contrarreloj.

¿Quién está detrás?

Nacido en Long Island y residente en Los Ángeles, John Lynch ha dirigido tres largometrajes: Knights of Badassdom (13), Everly (14), con Salma Hayek, y Mayhem.

¿Quién sale?

Steven Yeun, a quien recientemente hemos visto en "Okja", "Orígenes" o "The Walking Dead" y Samara Weaving, protagonista de "Monster "Trucks".

¿Qué es?

"The Raid" + "Trabajo Basura"

¿Qué ofrece?

En Filmin tenemos una amplia variedad de directores que se han preocupado por las inquietudes y los cambios de la clase trabajadora. La cosa ya viene de lejos: recordemos que la primera proyección de los hermanos Lumière se inició con… los obreros de su fábrica. Sergei Eisenstein y Frank Capra trataron el tema desde la distancia de un océano y dos sistemas políticos. Hoy las cosas han cambiado. Los cineastas contemporáneos ya no buscan grandes consignas; la situación actual los lleva a  preguntarse qué ha ido mal, por qué la clase trabajadora vive en permanente crisis (económica y de ideas), y dónde están los sindicatos de antaño.

En esta terna encontramos también las comedias gore que atentan contra la tiranía del trabajo precario y los sueldos exiguos, que arremeten y satirizan el triunfo del descarnado capitalismo sobre el humanismo. Es la supuesta imposición de la cultura corporativista que conlleva la competitividad extrema y que provoca una vida alienante y despiadada. Y digo 'cultura' por llamarla de alguna manera. Fue el caso de la resultona "Desmembrados", también lo es de la desbocada "Mayhem", suerte de cruce entre "The Raid" y "Trabajo Basura", entre cuyos ecos, o más bien guiños, también resuenan "Very Bad Things" y "Pactar con el Diablo". Es decir, recursos inhumanos llevados hasta sus máximas consecuencias. La que nos ocupa es la gran bacanal de la estructura piramidal. Una suerte de carpe diem laboral, una llamada a la subversión y revolución del trabajador de a pie contra esas inaccesibles altas esferas que viene dada a golpes de machetes improvisados y pistolas de clavos. Pero "Mayhem" es también una reivindicación descerebrada y sangrienta de la igualdad y justicia laboral y si me lo permiten, una alegoría de lo que en realidad es el mundo corporativista de hoy día: máquinas de matar o mejor dicho, de deshumanizar. A pesar de resultar un tanto obvia en su mensaje ( la complejidad tampoco la necesita ni la pretende) la nueva película de John Lynch acaba por erigirse en una hilarante gamberrada pasada de vueltas muy disfrutable y reivindicable. Y sobre todo, liberadora y expiadora respecto a la rutina capitalista que tanto nos acucia hoy día. De llegar a matar por promocionar, a matar por reivindicar la moralidad laboral. Como bien diría Tom Cruise en Risky Business: "what the fuck, made your move".


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es