Crónica Sitges 2017: "A Ghost Story" cuestión de tiempo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2017: "A Ghost Story" cuestión de tiempo

"Quería realizar una obra pequeña y rodada artesanalmente". El trío calavera de "En un lugar sin ley" (David Lowery, Cassey Affleck y Rooney Mara) presentaron en el pasado Festival de Sundance un nuevo filme rodado en secreto y aunque su título parezca indicar lo contrario, la preciosa y embriagadora "A Ghost Story" no es una película que habla de fantasmas ni tampoco que da miedo. Lo suyo es más bien trascender el paso del tiempo y reflexionar acerca de la pérdida y la aceptación.

¿De qué va?

Un músico muere en un accidente de coche y vuelve como un fantasma a la casa en la que vivía con su mujer.

¿Quién está detrás?

Si hay un alumno aventajado de Terrence Malick, ese es David Lowery. Tras la irrupción de esa suerte de "Malas Tierras" del nuevo milenio que resultó ser "En un lugar sin ley" y regalarnos la película que encumbró el cine familiar a una nueva dimensión, como fue el caso de "Peter y el Dragón", con la arrebatadora "A Ghost Story" ya tenemos el tres en raya. Sin duda alguna, estamos ante uno de los principales referentes del nuevo cine indie americano que va mucho más allá del manido sello Sundance. David Lowery fue también montador de "Upstream Colour" y eso se nota.

¿Quién sale?

David Lowery probó con creces sus dotes como cineasta con la poética y épica "En un lugar sin ley", una historia de amor protagonizada por Casey Affleck y Rooney Mara. Los tres vuelven a adentrarse en el lirismo con "A Ghost Story".

¿Qué es?

"Ghost" + "Finisterrae" a lo Malick

¿Qué ofrece?

"La manipulación del tiempo, su percepción, su control. El tiempo es uno de los principales pilares del cine, un personaje realmente poderoso que también lo es en nuestras vidas reales. Mira una foto de cuando tenías 10 años o mírate ahora en el espejo. Esa es una poderosa conexión. Yo creo que es más una percepción, como tu cerebro percibe el cambio, identificar si estás despertando o por lo contrario, sigues soñando".

Al habla Richard Linklater, en una frase que inmejorablemente define gran parte de la esencia de su cine y que bien podríamos aplicar a la sublime y conmovedora "A Ghost Story", aunque sea desde un registro y un enfoque bien diferente. La película más sensible y definitivamente preciosa que un servidor ha disfrutado en lo que llevamos de festival transita un recorrido introspectivo y circular por territorios cósmicos que es a su vez una meditación poética y sobrenatural sobre el tiempo, la memoria y la conexión. "A Ghost Story" es pura elegía artesanal, una obra de orfebrería, tanto a nivel formal como existencial que confronta el inexorable paso del tiempo con la volatilidad de la perdurabilidad, el dolor causado por la pérdida con la aceptación de la misma y en definitiva, la fisicidad con la espiritualidad. Tan cálida como melancólica, tan tierna como hipnótica, la nueva delicia con la que nos obsequia David Lowery esculpe una experiencia de visionado arrebatadora intercalando el formato diapositiva con los 4:3, envolviéndose de una atmósfera embriagadora y un tratamiento de imagen trabajada con mimo y atención máxima por el detalle. De la poesía temporal pasamos al viaje astral. Directamente, lo borda.

Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es