Crónica Sitges 2017: "A Gentle Creature" que difícil es ser ruso

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2017: "A Gentle Creature" que difícil es ser ruso

"A Gentle Creature" levantó ampollas entre la crítica desplazada en Cannes, probablemente por su excesivo regodeo en lo mísero y grotesco, por el profundo y desmedido odio que emana hacia una Rusia extremadamente corrompida y putrefacta. Y es que la tercera ficción de Sergei Loznitsa no es una obra concebida precisamente para el disfrute y deleite, aunque si una propuesta de una apabullante contundencia discursiva que bien merece ser reivindicada. Su 'gentil criatura' a merced de una Rusia lacerantemente imperialista que a lo largo del último medio siglo no ha dejado de ser la misma. Miedo que da.

¿De qué va?

Un día, una mujer recibe el paquete que envió algún tiempo atrás a su marido encarcelado. Inquieta y profundamente desamparada, decide presentarse en la cárcel, situada en una región aislada de Rusia, con el objetivo de obtener información. 

¿Quién está detrás?

El director documentalista ucraniano Sergei Loznitsa, a quien en Filmin bien conocemos por sus documentales "Maidan" y "El último imperio", así como por la ficción "En la niebla", vuelve a incurrir por tercera vez en su carrera en la ficción partiendo de la adaptación del relato corto de Feodor Dostoyevski, La Sumisa.

¿Qué es?

Como si un menage a trois entre Aleksei Balabanov, Emir Kusturica y el Matteo Garrone de "Reality" dirigieran una suerte de "Qué Difícil es ser un Dios"

¿Qué ofrece?

Sergei Loznitsa sorprendió a propios y extraños en 2010, cuando presentó en la Croisette la aterradora, compleja y misteriosa ficción "My Joy", una crítica feroz a los países del este, que aparecen marcados por la violencia y los principios más crueles de supervivencia, dando pie a una de las propuestas más sugestivas del festival. Más de lo mismo podríamos decir de "En la Niebla", segunda ficción con la que dos años después, repetía mismo impacto y misma precisión a través del relato de una tragedia que se desarrollaba durante la Segunda Guerra Mundial y estaba basada en la novela del escritor bielorruso Vassily Bykov. En ella básicamente nos hablaba de un hombre que intenta tomar una decisión moral en unas circunstancias inmorales. Pues bien, partiendo del relato corto de Feodor Dostoievski La Sumisa, Sergei Loznitsa vuelve a evocar el discurso y estructura de "My Joy", condesado en el humillante y anacrónico trayecto que recorre una mujer con el objetivo de proveer de alimentos a su marido encarcelado a través de una Rusia devastada por la miseria. Un viaje sórdidamente barroco sembrado de violencia y martirio; la historia de una batalla absurda contra una fortaleza impenetrable, reflejada en las diferentes situaciones y experiencias, a cada cual más miserable y degradante, que viven y relatan la cartografía de estrafalarias almas errantes que nuestra impertérrita protagonista se va encontrando a través de su descarnada epopeya. Suerte de surrealista crónica de sucesos (que, sin embargo, todos son basados en hechos reales) tan desoladora como trágica, a la que bien podríamos sumar el que nuestra propia protagonista le golpea. Un contexto putrefactamente kafkiano en el que no hay leyes ni moral ni por su puesto, ética. O mejor dicho, la hay, pero al servicio y beneficio del poder gubernamental. Definitivamente, qué difícil es ser ruso.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es