Crónica Sitges 2016: "Train to Busan" Corea en estado zombie

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2016: "Train to Busan" Corea en estado zombie

Ha sido la sensación del año en Corea con más de 11 millones de espectadores en su país y rompiendo taquillas allí donde se estrena (Taiwán, Hong Kong, Australia, Francia). Tras debutar mundialmente en el pasado Festival de Cannes, llega a Sitges "Train to Busan", la película 'zombie' que supone el debut en live action de uno de sus directores de animación más prestigiosos: el responsable de "The Fake", Yeon Sang-ho. Pasajeros al tren.

¿De qué va?

Un brote viral misterioso pone a Corea del Sur en estado de emergencia. Sok-woo y su hija Soo-ahn suben al KTX, un tren rápido que une los 442 km que separan Seúl de Busan. Pero justo en el momento de su partida, la estación es invadida por zombis y uno de ellos sube a bordo del tren. Mientras el tren alcanza su máxima velocidad, los pasajeros tendrán que luchar por sus vidas.

¿Quién está detrás?


Uno de los directores de animación más emblemáticos de Corea del Sur da el salto a la imagen real manteniendo aún y así su distintivo sello autorial. Tras "The Fake" o "King of Pigs", Yeon Sang-ho ensambla un díptico formado por "Seoul Station" y "Train to Busan". La primera en formato animación, la segunda, y la que ahora nos toca, con personajes de carne y hueso, ambas incurren, sin embargo, en un mismo tema y contexto. Y al igual que sus antecesoras, utilizan una temática de género en este caso, muy concreta, para radiografiar sin embargo, el estado político y social de un país entero.



¿Qué es?

La película de zombies que rodaría Hirokazu Kore-eda.

¿Qué ofrece?

Corea del Sur es para la mayoría de nosotros un país a descubrir cuyo consolidado cine sin embargo, ya se ha convertido en una garantía de calidad inmediata a la hora de acercarnos a su cultura e idiosincrasia. Su guerra de secesión con Corea del Norte, el papel de la religión, la mafia, su servicio de inteligencia, la justicia y la venganza, los asesinos en serie o incluso el western, son algunas de las temáticas estrella con las que hemos podido llegar a indagar mediante la gran pantalla en los estigmas políticos y sociales que subyacen en un país tan remoto y lejano como lo es para nosotros Corea del Sur. Pues bien, en el caso de "Train to Busan" es la temática zombie su novedoso vehículo principal, aquel que nos lleva a profundizar en la lucha de clases, el descarnado capitalismo, la ausencia de empatía y solidaridad o el más absoluto egoísmo humano por el que actualmente se ve sacudido el hiper desarrollado país asiático. Todo ello comprimido y condensado en un blockbuster de impecable factura formal, de ritmo frenético, que resulta tan ágil como entretenido y que además de escenas de acción memorablemente plasmadas, presenta una sorprendente capacidad para incurrir en el registro melodrámatico a través del contexto íntimo por el que se rige la relación padre-hija sobre la que en todo momento "Train to Busan" levita. Es decir, desde la perspectiva más social y expansiva pasamos al espectro más familiar e intimo propulsado por el subgénero estrella que atañe al genero rey: los zombies. Múltiples capas que la nueva película de Yeon Sang-ho atraviesa y recorre, demostrando asimismo una sorprendente capacidad a la hora de sacar máximo partido al espacio reducido en el que se mueve. Con el permiso de "Snowpiercer", jamás transitamos en el cine vías y vagones de tan excelso recorrido. Pasajeros al tren de una superproducción en el mejor de los sentidos.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es