Crónica Sitges 2016: "The Eyes of my Mother" en familia

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2016: "The Eyes of my Mother" en familia

Fue la película que encabezó nuestras 30 favoritas para esta nueva edición del Festival de Sitges y no por capricho, menos por casualidad. "The Eyes of my Mother" fue para muchos el principal descubrimiento del pasado Sundance. Una fábula pesadillesca que fusiona los ingredientes típicos del horror gótico con una visión fresca, novedosa y ante todo tan sensible como perversa que pone en primera plana un nuevo nombre a seguir de cerca: el de su debutante director, Nicolas Pesce.

¿De qué va?

Un forastero llega a una apacible granja. Ahí viven Francisca y su madre, una cirujana de origen portugués que enseña a su hija los secretos de la anatomía. La inesperada visita terminará en tragedia y traumatizará, a la par que despertará la curiosidad, de la pequeña Francisca.

¿Quién está detrás?

Nicolas Pesce, el último 'fichaje' de Borderline Films, en otras palabras, el colectivo de cineastas que forman Sean Durkin, Antonio Campos y Josh Mond. Ateniéndonos a "Martha Marcy May Marlene" tanto como a "Afterschool", "Simon Killer" o más recientemente, "James White", no podemos esperarnos otra cosa que no sea un transgresor y febril fenómeno indie.

¿Quién sale?

Es otra de las grandes virtudes que presenta "The Eyes of my Mother", la irrupción de nuevos nombres a quienes a juzgar por su reveladora irrupción, auguramos un futuro prometedor. Es el caso de su director, también el de su actriz principal. Con un aura tan supuestamente sutil y virginal como tremendamente psicótica y vil, Kika Magalhaes da una lección apabullante de ambivalencia interpretativa.



¿Qué es?

Sería algo así como si el mítico cuadro American Gothic de Grant Wood cobrará vida para adentrarse en el marco del terror. O si lo prefieren, como si Michelangelo Antonioni y Shirley Jackson colaboraran en un Torture Porn.

¿Qué ofrece?

Si hay un denominador común por el que podríamos llegar a destacar esta 49 edición del Festival de Sitges, es la sorprendente cantidad de reveladoras óperas primas y en consecuente, de nuevos nombres a seguir, con los que el certamen fantástico nos está obsequiando: es el caso del iraní Babak Anvri y su imponente "Under the Shadow", también el del australiano Chris Peckover y su degenerada "Safe Neighborhood" o el de la polaca Agnieszka Smoczynska con la lúdica "The Lure". Títulos punteros todos ellos que sin duda, están llamados a ocupar un lugar privilegiado en nuestro Top del festival, así como es el caso del debut que nos ocupa. Y es que no fue por casualidad ni mucho menos por capricho, que de forma previa la presentamos como nuestra película más esperada del festival tras ser descubierta y reivindicada en el pasado Festival de Sundance. "The Eyes of my Mother" es una película de terror rebosante de estimulantes contrastes. Una obra enmarcada en arrebatadores claroscuros, impregnada de un aire gótico y un aura pesadillesca que sin embargo, está concebida con una sensibilidad, una delicadeza y una elegancia fuera de lo común. Virtudes remarcables que adquieren una dimensión aún mayor si nos atenemos que asimismo hablamos de una cinta tan perversa como malsana en el devenir de la acción. Es decir, una mirada sutil pero ante todo macabra que transgrede, subvierte y definitivamente dinamita el concepto de la familia y su arraigo con una reflexión autodestructiva y extremadamente enfermiza. Un debut mayor que va de cabeza a nuestro Top.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es