Crónica Sitges 2016: "Swiss Army Man" pedos son amores

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2016: "Swiss Army Man" pedos son amores

Premio a la Mejor Dirección en el pasado Festival de Sundance, la inclasificablemente escatológica "Swiss Army Man" explora la amistad surgida entre un náufrago en una isla desierta y un cadáver, embarcando a ambos en un viaje surrealista y plagado de flatulencias para regresar a casa. Un punto de partida tan esquinado como bizarro que sin embargo, alcanza la quintaesencia de lo genuinamente marciano para erigirse, y por derecho propio, en una de las principales favoritas a llevarse el premio gordo.

¿De qué va?

Tras una larga temporada aislado en una isla desierta, Hank encuentra compañía en el flatulento cadáver de un joven que el agua ha traído hasta la orilla. Poco a poco, el náufrago y el fiambre desarrollan una hermosa amistad.

¿Quién está detrás?

Firmando habitualmente sus trabajos como Daniels, este tándem formado por Daniel Scheinert y Daniel Kwan se ha labrado una buena reputación en el mundo de la publicidad y del videoclip. Tras realizar diversos cortos, debutan en el largo con "Swiss Army Man".

¿Quién sale?

Tras la brillante interpretación con la que nos obsequió en "Love and Mercy", Paul Dano se confirma con "Swiss Army Man" como un actor de primer nivel que bien merece su debido protagonismo más allá de los memorables papeles secundarios que acostumbra a brindarnos. Junto a él, un Daniel Radcliffe en el que probablemente suponga el personaje más peculiar de su carrera. Y decirlo tras resultar sodomizado en "Kill Your Darlings" y salirle cuernos en "Horns", no es precisamente moco de pavo, pero lo de interpretar a un cadáver flatulento tal y como lo hace son palabras mayores.



¿Qué es?

Michel Gondry con una Victorinox

¿Qué ofrece?

Lo nunca visto ni menos aún, experimentado. "Swiss Army Man" es una obra intrínsecamente inclasificable que bien merece la etiqueta de culto instantáneo. Una comedia tan desatada como ocurrente que es capaz de ensamblar el humor más irreverente y políticamente incorrecto con una ternura, una sensibilidad y una inteligencia emocional, descomunal. Bien podría ser señalada como una comedia romántica además de fantástica y ante todo melancólica, también como una entrañable buddy movie o por supuesto, como una película de aventuras con náufragos de por medio. Sin embargo, ninguna de estas etiquetas harían verdadera justicia a la marciana propuesta con la que Daniel Scheinert y Daniel Kwan nos obsequian. A ritmo de la envolvente banda sonora compuesta por los miembros de Manchester Orchestra, Andy Hull y Robert McDowell (y que directamente suena a a Animal Collective), "Swiss Army Man" no solo hace de lo absurdo lo exquisito, sino que lo ilógico de sus situaciones, de sus acciones, lo revierte en sensaciones extrañamente emocionantes y lo hace con un carácter extremadamente escatológico que sin embargo, es capaz de llevarlo al terreno de lo bizarramente poético. La suya, una fórmula tan inventiva como arriesgada que lejos de agotar, engancha cada vez más según avanza su metraje. Y por supuesto, su mensaje, que aunque parezca lo contrario también lo tiene: el mundo opaco en el que actualmente vivimos no está hecho para los outcasts. Lo que bien merecen es el paraíso que la singularmente celestial "Swiss Army Man" les construye. Señalándola como simple fenómeno nos quedaríamos cortos. Ojalá se lleve el premio gordo. Única en su especie.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es