Crónica Sitges 2016: "Hell or High Water" texas rangers

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2016: "Hell or High Water" texas rangers

"Hell or High Water" bien podríamos presentarla como una película carismáticamente crepuscular que fue, sin duda, de lo mejorcito visto en Un Certain Regard del pasado Festival de Cannes. Tras la demoledora "Convicto", el director escocés David Mackenzie nos confirma con su nueva y explosiva película el estado de gracia en el que actualmente se encuentra. Toca disfrutar de él.

¿De qué va?

Dos hermanos deciden atracar las sucursales del banco que amenaza con expropiar el rancho de su familia. Semejante acto de justicia poética los pondrá en el punto de mira de un ranger.

¿Quién está detrás?

Alumno aventajado de Michael Winterbotton, tanto para lo bueno (construye una filmografía ecléctica y arriesgada) como para lo malo (su característica irregularidad le hace tan capaz de lo mejor como de lo peor), el británico David Mackenzie al fin rodó su obra cumbre con el demoledor thriller carcelario "Convicto (Starred Up). Razón de peso para esperar con alentadoras expectativas su primera película rodada en Estados Unidos. La preciosa banda sonora corre a cargo de Nick Cave y Warren Ellis.

¿Quién sale?

Tanto un soberbio Chris Pine como un visceral Ben Foster nos ofrecen dos interpretaciones memorables. Sin embargo, es Jeff Bridges en plan "Walker, Texas Ranger" quien entre todos sobresale. Tres en raya.



¿Qué es?

La versión 'meta' de "Malas Tierras" + "En un lugar sin ley" (entre hermanos en este caso)

¿Qué ofrece?

Es cierto que "Hell or High Water" parece transitar lugares comunes de las heist movies texanas a las que estamos habituados (desde "Malas Tierras" a "En un lugar sin Ley") y de hecho, lo hace. Pero desde un tratamiento autoconsciente y un descaro apabullante (que en plena persecución el personaje de Jeff Bridges pida a su compañero que, literalmente, ponga "música de persecución" en el coche habla por si solo), también desde un trabajo de fotografía extraordinario y una poderosa construcción de personajes. El de David Mackenzie es un contundente western de persecuciones carismáticamente crepuscular que se construye sobre un elaborado carácter atmosférico y que sabe envolverse del árido paisaje que transita. Una propuesta que le lejos de conformarse con el trepidante entretenimiento que ofrece, presenta además un incipiente carácter de denuncia económica frente a los bancos y a las grandes corporaciones. Fue, sin duda, de lo mejorcito visto en Un Certain Regard del pasado Festival de Cannes, así como una de las películas de mas empaque y carácter que disfrutaremos en el presente Sitges. No lo duden. Carretera, y manta.


Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es