Crónica Sitges 2016: "Hardcore Henry" cuando el cine encontró al videojuego

Autor: Elodie Mellado Fuente: Filmin

Crónica Sitges 2016: "Hardcore Henry" cuando el cine encontró al videojuego

Ha sido una de las películas más esperadas en la comunidad gamer, y también de esta edición de Sitges 2016, y ya lo podemos decir. "Hardcore Henry" es pura adrenalina, un agotamiento visual y sonoro que te hará jadear al salir del cine. Una maravilla del uso de la técnica, los efectos especiales y un excelentísimo trabajo de coreografía que la confirman como una de las más peculiares, potentes y definitivamente cañeras propuestas de acción del año.

¿De qué va?

Henry acaba de resucitar, convertido en un letal cíborg. Pero no hay tiempo de acostumbrarse a su nueva condición, ya que debe salvar a su esposa de un villano que pretende dominar el mundo. Veremos su peripecia a través de un punto de vista subjetivo, metiéndonos de lleno en una espectacular orgía de ultraviolencia que ha revolucionado los códigos del cine de acción.

¿Quién está detrás?

Iniciado en el mundo del videoclip, el ruso Ilya Naishuller no es un primerizo en el uso de la primera persona aplicado en el cine, o en este caso, en el videoclip, medio en el que se formó antes de dar al salto al largometraje. "Hardcore Henry" es su ópera prima, ahora habrá que ver si será capaz de no encasillarse.

¿Quién sale?

Sharlto Copley por partida múltiple se convierte en el auténtico dueño de la función con una faceta cómica y desenfrenada que le devuelve a sus orígenes. También aparece brevemente Tim Roth, aunque funciona más como reclamo publicitario, y quién realmente se merece todas las alabanzas es nuestro protagonista mudo, un grupo de cámaras que luchan, se retuercen, saltan por los aires, mutilan, y millones de depravaciones más digna del héroe más consagrado del videojuego.



¿Qué es?

Una parodia, una carta de amor y un homenaje al mundo del videojuego. Todo a la vez, mezclado y agitado en un cócktail molotov de locura. "Call of Duty", sí, pero también "Mirror's Edge", "Doom" y mil ejemplos más.

¿Qué ofrece?

Los videojuegos y el cine son dos medios con tantos elementos que los unen como los diferencian. Ambos son medios cinéticos, capturan el movimiento y lo transmiten al espectador, pero mientras en uno el espectador es pasivo, en el otro es activo, hasta ciertos límites, claro. Por haber nacido primero, tener una larguísima tradición y una penetración social mayor, el cine ha actuado como su hermano mayor: le ayudó a aprender a expresarse, prestándole técnicas para que pudiera armar su narrativa y sorteara sus limitaciones técnicas iniciales. Es por ello que durante muchos años, los videojuegos han estado dominados por la siguiente fórmula: cinemática más parte jugable más cinemática, y así hasta el infinito y más allá. Este préstamo pocas veces ha sido retroactivo, y a pesar de algunas adaptaciones cinematográficas de videojuegos como "Doom" y contados ejemplos, pocas veces el cine ha echado mano de recursos nacidos y establecidos en el mundo virtual. El más utilizado, por lógica, ha sido la vista en primera persona (POV), una técnica que no es exclusiva de los ordenadores y videoconsoloas pero sí donde ha alcanzado su madurez y máximo punto de esplendor.

En este sentido, "Hardcore Henry" se estrena en un momento inmejorable. El auge de la realidad virtual está a la vuelta de la esquina, una nueva opción audiovisual que va a potenciar el uso de la primera persona, pues parece su medio natural en el que desarrollarse. Pero más allá de estas similitudes y su claro homenaje, parodia, y hasta carta de amor por los videojuegos, "Hardcore Henry" jamás deja de ser una película, donde nosotros, espectadores pasivos, asistimos a un frenético viaje de ultraviolencia impregnado de ferocidad gore y también mucha mala baba. Mucho más que videojuego o videoclipero (que también tiene mucho de ello), yo lo calificaría de parodia, pues transita por todos los tropos más refritos y sobados del medio al que parece admirar por el uso y desarrollo de la acción. Y es que lo tiene todo: el inmortal héroe indestructible y mudo que debe salvar a la chica, un malo megalómano con poderes sobrenaturales y pelo blanco, un aliado que nos dice a dónde debemos ir siguiendo una flecha, enemigos inabarcables cuya única función es que el espectáculo no acabe y por supuesto, el nulo cuestionamiento de la violencia que está desatando nuestro personaje, del cual no tenemos ningún tipo de control (aunque de tenerlo, no cambiaría demasiado la cosa).

"Harcore Henry" es pura adrenalina, un agotamiento visual y sonoro que te hará jadear al salir del cine. Pero no puede dejar de maravillar por su apabullante uso de la técnica, su consciencia genérica, los efectos especiales y el empleo de una revolucionaria acción. Sí, el argumento es una chorrada digna del mejor Triple A (sí, así está el nivel en el medio), pero los fuegos artificiales que la envuelven bien merecen su media hora de excéntrico y desbocado desenfreno. Un experimento audiovisual que se agradece, que jamás aburre aunque sí aturde, y que apunta a convertirse en toda una película de culto por su diferenciación. Eso sí, no le vemos futuro más allá de "Hardcore Henry" a este tipo de películas. Será muy interesante ver cómo el cine puede adaptar la primera persona más allá de la acción desenfrenada por la que parecen caracterizarse únicamente los videojuegos. Sería algo así como ver un buen gameplay con las mejores partes scriptadas de la historia.




Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es