Crónica Sevilla 2018: “Ruben Brandt, Collector” retratos de una obsesión

Autor: Elodie Mellado

Crónica Sevilla 2018: “Ruben Brandt, Collector” retratos de una obsesión

¿Cómo incluir en una misma secuencia a artistas tan divergentes como Britney Spears, Vincent Van Gogh o Francis Ford Coppola? "Ruben Brandt, Collector" parece tener la clave en este mezcolato animado, suerte de heist movie y arrollador homenaje al mundo del arte que es, sin duda, una de las muestras de cine de animación más estimulantes de entre todas las que hemos visto hasta la fecha en esta edición del Festival de Sevilla.

¿De qué va?

Ruben Brandt, famoso psicoterapeuta, sufre terribles pesadillas protagonizadas por famosos cuadros: de Botticelli a Hopper, pasando por Velázquez. Su grupo de pacientes se convertirá en infalible banda de ladrones que recorre desde el Louvre hasta el MoMA robando pinturas para ayudarle a superar sus traumas. Así nace el célebre “coleccionista”, perseguido por mafias, compañías de seguros y autoridades de todo el mundo.

¿Quién está detrás?

A pesar de suponer su debut en el largometraje animado, Milorad Krstić no es ningún extraño en el mundo del arte y, en concreto, el cine. Ganador del Oso de Oro a Mejor Cortometraje en el Festival de Berlín con “My Baby Left Me”, su estreno en las grandes ligas no podría haber sido más inmejorable: tras su paso por Locarno llega a España para entrar en toda una Sección Oficial del Festival de Sevilla. Casi nada.  


¿Qué es?

Una heist movie protagonizada por los equipos de "Ocean’s Eleven" o las primeras entregas de “Mision: Imposible” bajo el influjo del elixir alucinógeno de "El Congreso", el trazo de Picasso y los ecos del arte gráfico polaco.

¿Qué ofrece?

Los límites del cine animado únicamente están marcados por la imaginación de su creadores. En el arte del dibujo no hay perspectivas tridimensionales que valgan, y tal y como nos demostró Picasso cuando presentó el cubismo en sociedad, en un lienzo o pantalla el espacio para el realismo puede deformarse a voluntad del artista para descubrirnos formas alteradas y alternativas de observar nuestro mundo.

Este es precisamente el homenaje que le rinde al mundo del arte el realizador húngaro Milorad Krstić, un mezcolato animado que fusiona las perspectivas picassianas con la mejor herencia del arte polaco en un ejercicio de plena libertad conceptual donde artistas tan divergentes como Britney Spears o Vincent Van Gogh pueden encontrarse en una misma secuencia. Tal y como ocurre en “El Congreso” en sus partes más alucinadas, entran unas irrefrenables ganas de pausar cada fotograma para averiguar todos los homenajes que esconden. Desde referencias pictóricas a arquitectónicas o cinéfilas, "Ruben Brandt, Collector" está trufada de easter eggs del mundo del arte que pondrán a prueba el conocimiento de cualquier espectador que quiera descubrirlos. Todo ello enmarcado dentro de una trama digna de las mejores heist movies donde un pintoresco grupo de ladrones que podrían ser reclutas de los mismísimos Xmen (atentos al hombre unidimensional) se compinchan para robar algunas de las obras más influyentes de nuestra historia. El psicoanálisis y el onirismo más surrealista son otros de los acompañantes incansables de esta frenética aventura que apenas deja espacio para tomar aliento. Una fuerza que acaba resultando arrolladora incluso para el espectador más despierto, pero que supone una experiencia única para la que sin duda, es una de las muestras de cine de animación más estimulantes a nivel visual de entre todas las que veremos en este Festival de Sevilla.


Publica un comentario

Sin valoraciones