Crónica Sevilla 2018: "Pearl" de corazón a cuerpo

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2018: "Pearl" de corazón a cuerpo

Estrenada en la Jornada de los Autores del pasado Festival de Venecia, "Pearl" supone el debut tras la cámara de Elsa Amiel. Dicho de otra forma, la habitual asistente de producción de Bertrand Bonello o Raoul Ruiz. Así que poca broma. Y es que su imponente irrupción en la realización se traduce en algo insólito para el cine de autor: una inmersión en el mundo del bodybuilding femenino tan febril e intensa como sensible y emocionante, que se construye a partir de la lucha de Lea Pearl, una mujer presa de su pasado y también de su cuerpo, que intenta encontrarse así misma a través de una metamorfosis envuelta de esteroides y lentejuelas.

¿De qué va?

Tres días antes de la final del Campeonato femenino internacional de Culturismo, Lea Pearl está lista para competir por el prestigioso título de Miss Heaven. Pero el pasado siempre vuelve, y su ex marido aparece con el hijo de 6 años de ambos, que ella lleva cuatro años sin ver.

¿Quién está detrás?

Elsa Amiel tiene una extensa carrera como ayudante de dirección, en la que ha trabajado con autores como Raoul Ruiz, Mathieu Amalric, Bertrand Bonello, Emmanuel Finkiel y Noémie Lvovsky, entre otros. También ha trabajado en varias producciones como actriz. Tras dirigir cortometrajes como "Faccia d'Angelo" (2007) y "Ailleurs seulement" (2011), "Pearl" supone su ópera prima.

¿Quién sale?

La culturista Julia Föry, actriz no profesional, brinda una performance rebosante de matices para dar vida a una figura nunca antes representada en el cine. Sin apenas mediar palabras, construye su personaje a través de su cuerpo, de sus gestos, miradas y respiraciones. Y lo hace con una intesidad, pero también fragilidad, difícilmente comparable. Bendito contraste. Pegada a ella su obsesivo coach, que no es otro que la siempre agradecida participación de un Peter Mullan que vuelve a tirar de nervio y visceralidad. Su mera presencia se revierte en una constante amenaza.

¿Qué es?

"Girl" en versión bodybuilding

¿Qué ofrece?

Cuenta la directora que "el culturismo es un mundo asexual donde un nuevo género parece ser inventado, el sobrehumano". En este sentido, el que "Pearl" habita es un mundo de apariencias por excelencia en el que se da una intensificación del artificio femenino: excesivo maquillaje, cabello decolorado, tintado, torsos bañados en aceite, poses dignos de pasarela...todo al servicio del culto al músculo. Un mundo artificial envuelto de esteroides y lentejuelas en el que Lea se cobija para escapar de las normas sociales, para rechazar su pasado y su condición de madre. Su cuerpo escultural revela tanto una renuncia de la mujer y la feminidad, como una figura todopoderosa que podría enfrentarse a los hombres y ser físicamente igual. Su obcecada lucha por la excelencia bien podría representar la lucha de la mujer por escapar de quien no quiere ser.

A la fuga, así es como Elsa Amiel esculpe este tardío proceso iniciático. El de una persona en cuyo físico trata de encontrar una explicación para rechazar su pasado en su necesidad de escapar de las normas sociales, de su feminidad. De ser presa de su propia vida a ser presa de su propio cuerpo. Una cárcel existencial cuyas celdas y barrotes lo conforman los músculos y anabolizantes. El culturismo femenino dándose de bruces con la maternidad, lo corpóreo con lo emocional, la persona resurgiendo anímicamente desde la dimensión física, y a su vez oprimiéndose sobre su propia complexión corporal. Pues bien, en esta fina y delgada línea que separa dos mundos de extremos, es ahí donde tiene lugar la lucha que mantiene Léa Pearl de corazón a cuerpo. Una fricción permanente que se nos traslada con una intensidad, pero también sensibilidad, difícilmente comparables. Un retrato tremendamente febril, afectivo y en definitiva, complejo que, sin embargo, tiene la virtud de ser articulado desde una aparente sencillez. Sin apenas salir del hotel en el que tiene lugar el concurso, con la cámara incrustada en todo momento a los rostros y cuerpos, la vulnerabilidad y fragilidad emocional se nos representa desde la robustez corporal. El que "Pearl" nos brinda es un cine de contrastes y sacrificios. Cine con corazón y alma. Cine del de verdad. 


Publica un comentario

Sin comentarios