Crónica Sevilla 2017: "Western" el este en el oeste

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2017: "Western" el este en el oeste

Once años después de "Nostalgia", con la que conquistó el premio a la Mejor Película en el Festival de Gijón, Valeska Grisebach entrega "Western", una de las películas más esperadas de este año y finalista de los Premios LUX. Tras ser mundialmente estrenada en Un Certain Regard del pasado Festival de Cannes, Sevilla le hace justicia. Un título capital cuyo marco no debería ser otro que el de una Sección Oficial. 

¿De qué va?

El misterioso y lacónico Meinhard, exlegionario en Afganistán y en África, llega con un grupo de obreros alemanes a poner en marcha una planta hidráulica en la frontera entre Bulgaria y Grecia. Los obreros desconfían de los lugareños, y de Meinhard también lo harán cuando entable relaciones con ellos. Pues se trata de imponer la ley del más fuerte en esta Europa que, como el salvaje oeste, vive tiempos de trasiego de gente y recursos.

¿Quién está detrás?

11 años ha tardado la alemana Valeska Grisebach en volver al ruedo tras sorprender a propios y extraños con esa sophomore picture tremendamente personal y madura que resultó ser la excepcional "Nostalgia", lo que vendría a ser una suerte de "Two Lovers" pasado por el tamiz del Bruno Dumont de "L'Humanite". (de la productora de Toni Erdmann),

¿Quién sale?

Ante todo un debutante Meinhard Neumann, cuya imponente presencia y fisicidad, así como su nula gestualidad, se hace dueño y señor de todos y cada uno de los planos. Ojalá tenga continuidad.

¿Qué es?

Un Western cuyo título bien podría ser Eastern

¿Qué ofrece?

Su título bien lo sugiere. La tercera película de Valeska Grisebach está claramente inspirada en el cine western. Tanto desde la profunda ruralidad de la que se envuelve, como desde la construcción de un personaje principal parco en palabras, melancólico y solitario. Es decir, desde un protagonista construido a partir de los principales retazos que distinguen el típico antihéroe del oeste americano. Aunque en este caso su contextualización europea nos lleve a una remota aldea búlgara fronteriza con Grecia, allá donde la barrera del lenguaje y las diferencias culturales entre los lugareños y los trabajadores germanos se convierten en fuente de confrontación y desconfianza. También donde el sentimiento de superioridad y el desprecio hacen acto de presencia. Es decir, la germanidad manifestada como un sentimiento de fuerza y superioridad. Pero también supeditada a una lección de empatía y humanismo. Y es que hablamos de un enfrentamiento que finalmente aboca al bando alemán a luchar por ganarse el reconocimiento y el beneplácito de los lugareños. Aunque sea pensando en el beneficio propio, que no es el caso de su protagonista principal, cuyo periplo acaba por resultar un trayecto de redención en su máxima expresión. Si por algo se distingue el cine de Valeska Grisebach es por la masculinidad que supura su cine (más aún teniendo en cuenta que es una mujer quien está tras la cámara, algo no muy habitual que se diga). También por el particularísimo trabajo del tratamiento. Tanto su anterior "Nostalgia" como su actual "Western" bien podríamos calificarlas como ficciones observacionales. Es decir, lejos de dirigir los pasos de los actores, son ellos quienes dirigen el movimiento y posicionamiento de una cámara de enfoque intrínsecamente naturalista y un trabajo de cámara atmósferico que saca el máximo partido a la luz natural. Y es que uno tiene la sensación de que se da un gran espacio a la improvisación. Una lección de cine pero también de valores que debería tener muy presente nuestra idealizada Europa, o más bien dicho los países 'teóricamente' superiores que verdaderamente la rigen. Que tomen nota. Obra redonda.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es