Crónica Sevilla 2017: "Tierra de Dios" brokeback mountains

Autor: Joan Sala Fuente: Filmin

Crónica Sevilla 2017: "Tierra de Dios" brokeback mountains

El imponente debut de Francis Lee llega desde Sundance bajo la vitola de ser "una película sexy, reflexiva y esperanzadora, que presenta un subtexto pro-inmigración y pro-tolerancia sexual que no podría ser más oportuno". Nunca mejor dicho. O sí. Estamos ante lo que "Brokeback Mountain" siempre debió ser y nunca llegó a ser, también un nuevo "Weekend" en versión agreste. Pero donde sobre todo estamos es, en "Tierra de Dios".

¿De qué va?

"Tierra de Dios" nos habla de relaciones de amor en terrenos difíciles. Como la granja del gris y enlodado Yorkshire en la que trabaja Johnny Saxby, que empina el codo con fervor y se desahoga a base de maquinales relaciones esporádicas con hombres. A ella llega a trabajar un joven inmigrante rumano que cambiará en más de un sentido las cosas para Johny.

¿Quien está detrás?

"Tierra de Dios" supone el imponente debut de Francis Lee. Una nueva pista a seguir, tal y como en su día resultó ser la de Andrew Haigh.

¿Quién sale?

Las interpretaciones, visceral y voraz la de Josh O'Connor, sensible y sutil la Alec Secareanu, son el alma máter "Tierra de Dios".

¿Qué es?

"Brokeback Mountain" + "Weekend"

¿Qué ofrece?

"Tierra de Dios" es un imponente debut con el que Francis Lee encuentra imágenes auténticas para describir la vida en la granja como causa de esquinada opresión. Y es que más allá de las palabras, "Tierra de Dios" (así es como los lugareños llaman a su rural condado) se concentra en las miradas, los gestos de sus personajes y sobre todo, el escarpado y campestre entorno del que estos se envuelven. Un paisaje tan abrumador y hermoso como hostil y arcaico que, perfectamente, refleja y propulsa la contenida agitación y frustración que bulle  a punto de estallar en el interior de su protagonista principal. Poderosamente rodada, maravillosamente interpretada, justo reconocimiento fue el de Premio a Mejor Director en Sundance. A camino entre el tratamiento naturalista y el sentimiento de desgarro, entre la colisión y la emoción, entre la ternura y el embrutecimiento, "Tierra de Dios" es una película de una fisicidad mayúscula y un nervio feroz, tan terrenal y enraizada al paisaje rural que transita como a la taimada espiritualidad que de forma gradual va emergiendo de su visceral y reprimido protagonista. Y sí, estamos ante lo que "Brokeback Mountain" siempre debió ser pero nunca llegó a ser (aquí no hay lugar para la tragedia lacrimógena) también un nuevo "Weekend" en versión agreste. De principio a fin, engancha. A flor de piel.



Avatar por defecto de un usuario no logueado
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a contacto@filmin.es